Oct 012005
 

Félix Gutiérrez Rabaz.

img1

img2

 

img3

INTRODUCCIÓN

Durante el ciclo de invierno, Brozas celebra cada diecisiete de enero la festividad de San Antón Abad, Patrón de la Villa. Es normal que un pueblo agrícola y ganadero buscara en San Antón su patronazgo. Esto era una costumbre muy antigua en el mundo católico, era una manifestación de fe y ocasión de fiesta y holganza. Brozas por la extensión de su término municipal y la calidad de sus pastos, se erigió pronto en centro de la trashumancia, por ello podemos pensar que el origen de la fiesta se remontara al época de la Mesta. Se tienen noticias de la existencia de una Cofradía de San Antón en el siglo XVII (desaparecida, quizá, en el s. XIX con la Desamortización).

La fiesta tomó impulso con la llegada de don Julián, que implantó el torcido del cordón, las ofrendas, las carrozas, etc, y que después don Gregorio la consolidó.

Durante la fiesta las ceremonias principales que se realizan son: La bendición de los animales, consiguiendo simbólicamente quitarles el mal en general y protegerles contra las enfermedades, las ofrendas que le hacen al santo con productos derivados del cerdo, las donaciones de animales vivos y productos agrícolas, de esta manera por promesa o devoción tratan que sus animales o productos los protejan y se curen, y la danza o torcido del cordón.

Recrearemos la Fiesta de San Antón en la actualidad.

16 DE ENERO: LA VÍSPERA

Por la tarde se hace la última novena en honor a San Antón. Los cohetes van haciendo su aparición para anunciar que al día siguiente es la fiesta.

Una vez terminada la novena se procede a la bendición del ganado, donde los dueños con sus animales, sobre todo de compañía y mascotas se disponen para recibirla.

A continuación hombres y mujeres se preparan para portar al santo. La subida hasta la iglesia de Santa María es acompañada por fieles y devotos, de jinetes con sus caballos, de banda de música, de mujeres ataviadas con mantón de manila, y en ocasiones de gigantes y cabezudos.

Ya de vuelta en la explanada de la ermita se hace el reparto de fritos, bien con café o chocolate para todos los allí reunidos. Después de la degustación se procede a la apertura de la exposición en la casa del santo, cada año se dedica a una especialidad, tradición u oficio, permaneciendo abierta todo el día siguiente.

Una vez entrada la noche, en la zona de los caños (cercana a la ermita) y cuando se da la señal acústica, comienzan a arder las hogueras, siendo el espectáculo impresionante de luz y crujir de maderas. Hay que esperar a ver cual aguanta más tiempo en pie, y de esta manera entregar los premios.

17 DE ENERO: LA FIESTA

Por la mañana nos despierta el sonido de los cohetes, éstos avisan que hoy es el día grande de San Antón. Es hora de levantarse y preparar un desayuno consistente, se descuelga el “guardián de la matanza” (longaniza muy estrecha) se echa en la sartén y se acompaña de pan y un buen café.

La recogida de platos se hace en la ermita, comenzado temprano (antes de que empiece la misa) una o varias personas se encargan de la misma, según van llegando se toma nota del plato, de quien lo entrega y que precio tendrá de salida en la subasta. Los platos los ofrecen tanto danzantes como devotos.

Al mismo tiempo otra persona se encarga de recoger la chacina, los devotos entregan chorizos de lechón, longanizas y costilleros. Lo normal y según la tradición es entregar una pieza por cerdo sacrificado.

Sobre las once y media comienza el volteo de campanas anunciando que va a comenzar la misa en honor del santo, donde los danzantes son los protagonistas de la misma, encargándose de alguna parte de la misma, ofrendas, petición y lecturas. Una vez finalizada, comienza la procesión, el santo es portado por los danzantes o por devotos, también se dispone de un tractor engalanado para llevar a los danzantes. El recorrido es el mismo que la subida, discurriendo por la calle Santa María, Arzobispo Ordóñez, Plaza del Coso y explanada de San Antón.

A continuación los danzantes van cogiendo sus platos con los que hacer la ofrenda, la presentación se hace de cuatro en cuatro, coincidiendo con estrofas de la canción.

Acto seguido se coloca “el palo” en el centro del espacio destinado al baile y cada danzante va cogiendo la cinta que le corresponde. Al son de la música se comienzan a torcer el cordón, mientras se baila al compás poco a poco el palo va quedando cubierto por las cintas. Una vez torcido, se aguarda unos instantes bailando en el mismo lugar y se procede a destorcerlo, pero en sentido contrario. Una vez terminado, las cintas vuelven a su posición original. Es tradición que los danzantes se trasladen a la Fundación Condesa de la Encina (Asilo de Ancianos) para ofrecerles el baile a los residentes. Acto seguido se procede a la subasta de los platos ofrecidos, llevándoselo aquel que más “suba” su precio.

Al mediodía y concluida la subasta, la gente se desplaza hasta los bares para tomar los vinos, y un poco mas tarde, la comida, momento especial donde degustamos con familiares, amigos y conocidos las “coles con bobo”, consumidas en la mayoría de hogares y restaurantes de Brozas.

Las “coles con bobo” se prepara el día anterior, en una olla se ponen las coles, el “bobo” (estomago del cerdo que se llena de carne, costillas, huesos, rabos, etc.) tocino, chorizo y pizpierno. Se sirven primero las coles y después la chacina (mas conocida como la presa), se acompaña de vino de la zona o de la tierra. Para concluir esta copiosa y pesada comida, se endulza con unos fritos (coquillos) rebozados en azúcar o miel.

Por la tarde y casi sin hacer la digestión, en la explanada del santo se vuelve a torcer y destorcer el cordón. Seguidamente, se procede a la subasta de la chacina y a la rifa de los productos regalados al santo. El día grande de San Antón se cierra con una verbena popular en el local designado para ese año, de esta manera se mezcla la tradición, la costumbre, la religión y la fiesta.

LOS COMPONENTES

LA ERMITA

Situada en el barrio del mismo nombre que el Santo. El edificio es de mampostería blanqueada y remates de granito en las esquinas. Consta de una nave y tres tramos con presbiterio rectangular. Dos de ellos pueden corresponder al siglo XV, mientras que el otro y el presbiterio fueron añadidos en el siglo XVIII.

Tiene pórtico de entrada a los pies, con dos medios arcos carpaneles en los laterales y uno rebajado en el frente. La otra puerta se abre al costado, en el lado del Evangelio, con arco de medio punto de doble rosca y encuadrada en alfiz. Tiene espadaña a los pies, de mampostería y un cuerpo con arco de medio punto.

En su interior alberga las imágenes de San Francisco, San Blas, Santiago, El Cristo de Gracia y las de San Antón el Viejo y el Nuevo.

LA IMAGEN

La iconografía de San Antón se presenta con báculo en una mano, libro en la otra y cerdo a los pies (la relación entre el santo y los animales es conocida, y muy en especial con el ganado porcino), a veces con campanilla colgada del cuello o en la mano, datando la imagen de 1730.

San Antonio nació en Egipto (25?-356) ermitaño y uno de los primeros monjes de la cristiandad. Cuando era un acaudalado joven de 20 años quedó impresionado por la lectura del Evangelio durante una celebración Eucarística: «Si quieres ser perfecto, anda, vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo». Poco después vendía sus 150 yeguadas de tierra,repartió su herencia, dejó su casa y decidió darse por completo al Señor desapareciendo en la vasta soledad. Su vida pasó por un desierto, por un castillo y por último vio una montaña en la que al pie había una fuente abundante, allí construyó su última morada, cultivó su viña, regaba sus coles, hacía esteras, pasaba la noche en oración y cuando amanecía clamaba: “Oh sol, ¿por qué vienes a distraerme con tus rayos?

Pero él, que había huido de los hombres se encontraba la soledad poblada de demonios. Pasó su vida dando consejos a los que allí se acercaban: “A los que carecían de paciencia, les comparaba una bella fachada, pero saqueada por salteadores”. “A los avaros les decía que la vida del hombre es brevísima, comparada con los siglos que han de seguir”…

LA INDUMENTARIA

La indumentaria encierra gran interés por ser un aspecto importante para el conocimiento de cualquier comunidad. En esencia constituye un elemento vivo de la estética dominante, de las necesidades materiales, del sentido del pudor y de las formas de vida de cada época. Cualquier tipo de vestimenta va a estar influida por factores físicos, sociales, económicos, culturales, éticos e históricos.

El vestuario que el pueblo ha asumido como propio, con el que cada día de fiesta se engalana, tiene su raíz en la vida cotidiana de los siglos XVIII y XIX, utilizados en aquella época, por la clase media, media baja y baja. Con la llegada de la moda, y aunque solo se utiliza en las fiestas patronales o fechas puntuales, el vestuario ha sufrido grandes transformaciones.

EL VESTUARIO FEMENINO

El pololo, calzón de color blanco, de lienzo, hilo o algodón, ajustándose a la rodilla con un pasacintas y rematado con puntillas.

De lino, de lienzo, de hilo o de algodón blanco puede ser la enagua. Por la parte superior lleva unas alforzas y como remate tiras bordadas con pasacintas y puntilla de hilo.

De color blanco son las medias, pueden ser de lana o hilo, labradas o caladas.

La pieza que hace de blusa y chaquetilla se llama jubón. Está confeccionada en raso, terciopelo o satén, con botonadura central, puntillas o abalorios en cuello y puños.

El refajo, de paño, en diversos colores, los mas utilizados son el amarillo, el rojo, el verde y el granate, y los menos el blanco y el negro. Los más antiguos iban pintados en negro, con motivos florales, ahora con bordados de variados colores y formas, predominado las composiciones florales.

La faltriquera ( “faldiquera) pequeña bolsa que se ata a la cintura, con abertura central en la parte superior. La parte delantera va decorada con las iniciales de la dueña o algún elemento floral alrededor, puede ser de paño, raso o terciopelo negro, mientras que la trasera suele ser de otro color. Su función es la de guardar pertenencias.

El mandil de color negro, de raso o terciopelo, puede tener algún bordado en la parte inferior, cuando no tiene bordados se adorna con abalorios y se remata con puntilla.

La pieza de tul se coloca en el cuello, de forma cruzada en la delantera, con lo que se tapa el escote del jubón.

Por la mañana se coloca el pañuelo llamado de “cien colores” o “tres cenefas” muy vistoso por su colorido y sus dibujos.

El mantón es conocido por manila, se utiliza por la tarde, siendo la variedad muy amplia en cuanto a colorido.

El peinado más usual y popular es el moño de rosca, este se adorna con alfileres o peinas.

Para cubrir la cabeza se utiliza la mantilla o toca, confeccionada con telas ricas, terciopelos, rasos o satenes de color negro. El interior se forra de tela color rosa o celeste de esta manera se da claridad al rostro.

El cuello se adorna con la llamada gargantilla, existiendo gran variedad de modelos, siendo los antiguos los más vistosos.

Los pendientes mas utilizados son los llamados de herradura o de media luna.

Y por último se colocan los zapatos, lo normal es la utilización de tipo salón o de trabilla de color negro y en ocasiones el botín de cordones centrales.

EL VESTUARIO MASCULINO

La camisa de color blanco o rayas, de lino, algodón, lienzo o percal, con botonadura y cuello pequeño o tirilla.

De pana lisa, canutillo o paño negro es el calzón, se ajusta a la pierna por debajo de la rodilla con goma o botonadura lateral.

Las medias de color blanco, suelen ser de hilo o lana, lisas o poco caladas.

La faja en color negro o rojo (menos común) y rematada en flecos, se coloca alrededor de al cintura.

El chaleco, de color negro, el tejido es el mismo que el calzón, se abre en pico, con botones y con bolsillos.

La capa, no siempre utilizada al ser considerada pieza de lujo, esta es confeccionada en paño negro. Lo mas común era utilizar chaqueta de corte sastre y del mismo tejido que el calzón y el chaleco.

Para cubrir la cabeza se utiliza la boina de paño negro o el sombrero de fieltro negro, de ala redonda y rematado con cinta en el cincho.

Como complemento se utiliza el reloj de cadena, que se guarda en el pantalón o en el chaleco.

El calzado mas utilizado es el zapato de piel negra abotinado, la bota de media caña abotinada o con hebillas laterales.

LA COREOGRAFIA, LA DANZA Y LOS DANZANTES

La coreografía de la danza consiste en que un danzante alza la cinta y otro pasa por debajo, luego este la baja y pasa por debajo del otro que la tiene alzada, cada uno va en sentido contrario del que tiene al lado.

Se podría llegar a establecer diferencias entre baile y danza tradicional. El baile responde a una activad festiva, mientras que la danza, se compone y ordena ritualmente, necesita de una preparación y ordenación, que se somete a reglas fijas y es interpretada por danzantes preparados, siempre aliada a connotaciones religiosas y solemnizadoras de la vida del hombre y la comunidad, de ahí que sea, por lo común, la fiesta patronal de la localidad, donde el templo, la procesión y la danza se fundan en uno, de esta manera ágiles pies y brazos diseñen dibujos en el viento.

Según la tradición oral, el baile o torcido del cordón puede representar la danza del árbol “ya que los danzantes se colocan frente a un palo(el tronco) está apoyado en un soporte (las raíces) se remata con un ramo de flores (la copa) y de la parte superior del palo cuelgan cintas de colores que sujetan los danzantes (las ramas) bailan alrededor de él para dar gracias de los alimentos recibidos, de la buena cosecha obtenida, de la protección de los animales y por que no de la curación de los alimentos”.

Los danzantes, mas conocidos por los que tuercen o bailan el cordón. Lo ideal es que el grupo sea mixto y de similar edad, estando el número ideal entre catorce o dieciséis danzantes. Se disponen en círculo, cada uno sujeta la cinta que le corresponda, si el grupo es mixto se intercalan chico/chica/chico…

EL CANCIONERO

Bendición del ganado (Letra)

En esta villa de Brozas
de ilustre y noble abolengo,
brilla un sol que es nuestra fe,
creadora de un imperio.

Fe pura, santa, inmortal,
la que al solar extremeño
dio héroes como Pizarro
y el conquistador de Méjico.

La que nos dio a San Antón
por Patrón de nuestro pueblo,
La que ha llenado de luz
Al azul del firmamento.

La que en el día de hoy
hace brillar en el pecho
la llama del entusiasmo
y del amor más sincero.

Gloria a ti Santo bendito
en la tierra y en el cielo,
bendice a nuestro ganado
y protege a nuestro pueblo.

Ofrendas (Letra)

Son estas nuestras ofrendas
símbolo de devoción,
porque en ella va encerrada
la mayor prueba de amor.

Con gran alegría
todos obsequiamos
a este santo nuestro
que es justo y bueno.

A este santo nuestro
que es nuestro Patrón
gloria y alabanza
a nuestro señor.

Eres tú, Santo bendito,
sol de divina alegría,
que iluminas con tus rayos
los albores de este día.

Hay un lucero en el cielo
que brilla con gran fulgor,
es este Santo bendito,
el glorioso San Antón.

El glorioso San Antón
quiere ser siempre brocense
porque en este pueblo tiene
brocensitas que le obsequien.

Es una alegría santa,
es un gozo singular,
el corazón de este pueblo
le hace alegre palpitar.

Todo corazón brocense
que se precie de cristiano,
debe venir este día
para honrar a nuestro Santo.

Y aquí todos reunidos
elevan una oración,
pidiéndole a nuestro Santo
que nos dé su bendición.

Bendice a los labradores
y a sus campos de labor,
para que ellos te veneren
como a su Santo Patrón.

Y a los que con sus corceles
hoy desfilan ante ti
que sientan siempre en sus almas
la alegría de vivir.

Y estas jóvenes devotas,
que hoy te ciñen (tuercen) el cordón,
esperan que desde el cielo,
le otorgues tu bendición.

Ofrendas (Música)

img4

Torcido (Letra)

Con gran júbilo y contento
hoy torcemos el cordón
en honor a nuestro Santo
el glorioso San Antón.

Esta mañana temprano,
antes de salir el sol,
los pajaritos cantaban
en honor de San Antón.

Los vecinos de este pueblo,
devotos todos del Santo,
se despertaron también
con el trino de sus cantos.

La luz blanca y nacarina,
del alba cuando nacía,
canta también luciéndole
las primicias de este día.

El toque de las campanas,
con su alegre repicar,
fue la invitación del cielo
a fiesta tan singular.

Que lenguas de bronce fueron
la más ferviente oración
que brotó de nuestro pueblo
en honor de San Antón.

Todo es gozo y alegría
todo placer y contento
nuestros cantos y plegarias
forman hermoso concierto.

Este concierto sublime
que se llama Fe y amor,
es la piedad de este pueblo
de gloriosa tradición.

Nuestros gloriosos abuelos
levantaron esta Ermita
como estrella y como faro
de las noches de la vida.

Por eso todos gozosos
festejamos este día,
expresando e nuestros cantos
nuestra más pura alegría.

Destorcido

El cordón ya está torcido
al glorioso San Antón,
ahora, para destorcerlo,
pedimos tu bendición.

(se repite desde)
Esta mañana temprano,
………………………………..

Torcido (Música)

img5

Bibliografía

  • AA.VV. El folklore extremeño. Raices. Tomo I. Badajoz 1995.
  • Rubio Rojas, Antonio. Rutas Cacereñas. La de las Chimeneas. Madrid 1980.
  • Archivo. Revista Cultural Aldehuela. Brozas (Cáceres)
  • Delegación Diocesana de Medios de Comunicación Social. El Santoral. San Antonio Abad. Burgos 1980.
  • Página Web. Sembrar Digital.
  • Inventario del Patrimonio Artístico de España. Cáceres y su Provincia.
  • Marcos Arévalo, Javier. Los Animales en los Rituales Festivos.
  • Pascasio Martín Vicho. Partituras. Brozas (Cáceres).
Oct 012003
 

Félix Gutiérrez Rabaz.

ARQUITECTURA POPULAR

img1Hablar de arquitectura popular, es hablar de las formas y estructuras que siguen las viviendas de los vecinos que habitan en una localidad. Siempre se ha dicho que arquitectura popular es el modo de construir, en el cual no intervienen arquitectos ni siguen un trazado preestablecido, pero ejecutadas por alarifes y quienes han de ser sus moradores, valiéndose de los materiales disponibles en el entorno más cercano, también se puede definir el término popular como perteneciente al pueblo.

Un componente importante en la misma es la tradición constructiva de la zona, donde no se utilizaban el cemento, los azulejos, los terrazos y los grandes vanos.

Brozas cuenta en sus amplias plazas, sus recoletas plazuelas, sus calles de trazado irregular debido al emplazamiento, ya que se sitúa sobre una gran mole granítica, sus travesías serpenteantes y sus callejas angostas, lugares donde el recreo, el esparcimiento, el intercambio, la comunicación y el desahogo dan fe de un importante y variado patrimonio arquitectónico y urbanístico. Diferentes épocas y estilos se dan cita en la arquitectura religiosa (Iglesias, ermitas, conventos y cruceros) civil (Ayuntamiento, casas solariegas, palacios y casas singulares) militar ( Castillo, muralla y torre del homenaje) y autóctona o rural ( Casas populares) en definitiva, las señas de identidad, la historia y las vivencias brocenses.

CONSIDERACIONES PREVIAS

Cuando un grupo decide instalarse en un lugar para construir cobijo donde albergar a su familia, lo primero que hace es elegir un emplazamiento, bien por la presencia de agua, comunicaciones o carácter defensivo. La topografía y el soporte físico va a condicionar en buena medida su paisaje urbano y desarrollo.

Ni que decir tiene que el hombre ha vivido adaptado al medio o adaptando éste a sus necesidades, de esta relación surge, por una parte, un paisaje profundamente humanizado y por otra, unas formas de vida del hombre en un intento de salvar las limitaciones que le impone el medio natural.

Muchos son los elementos que hacen de la arquitectura popular algo personal, el medio físico imprime carácter determinado a la misma y de esta adaptación a él surgen una serie de soluciones constructivas. Como elemento diferenciador o unificador es la utilización de materiales que conforman el soporte físico de la zona.

Las formas tradicionales establecen un vínculo entre el medio físico y la población, por eso cuando nos ponemos frente a una vivienda, no estamos concretando los caracteres que la definen, vanos, materiales o elementos decorativos, sino también el paisaje que al rodea.

El acusado pragmatismo del alarife popular y su amplio conocimiento del medio, hace de la casa que no solo se conciba como vivienda, sino también para dar respuesta a otras necesidades en materia de almacenamiento de productos agrícolas, aperos de labor y cobijo de animales.

Atendiendo a las características de la vivienda popular, la región puede dividirse en tres zonas: la norte conecta con las formas Castellanas, la central o propiamente Extremeña y la sur de fuerte influencia Andaluza. En líneas generales la arquitectura popular de Brozas podría ser enmarcada dentro de la arquitectura del llano, ya que el territorio que la rodea es de relieve plano o suavemente ondulado.

MATERIALES, CIMIENTOS Y MUROS

El substrato geológico marca las primeras diferenciaciones en cuanto a uso de materiales que principalmente son el granito y la pizarra , cuya utilización se centra en construcción de muro de mampostería, solados, aleros y otras serie de elementos.

El primer paso que se daba a la hora de construir, era elegir el solar, desbrozar, picar a mano para hacer los cimientos, así de una buena o mala cimentación iba a depender la solidez de la misma, la mayoría se asentaba sobre la roca madre. Había que mover gran cantidad de piedras, puesto que los materiales sacados no se tiraban, se reaprovechaban para los muros, para ello utilizaban primitivos andamiajes de palos incrustados en la pared, ejecución de bóvedas, dejar los vanos sin que se cayese el muro, techar dejando una inclinación suficiente para evacuar las aguas sin miedo a las goteras.

Se aprovechaban las tablas de las cajas para el tejado, los plásticos como cristales, las latas se colocaban en la parte inferior de los exteriores de puertas y ventanas para la protección de la lluvia, a esto, bien se le podía llamar rusticidad. De esta manera se cumple una de las características que definen a la arquitectura popular, es la economía de medios y la reutilización. Esas formas primitivas en las que utilizaban materiales naturales como la piedra, la madera y la tierra, han dado fruto en la arquitectura tradicional.

Piezas labradas para dinteles, jambas, alfeizares y umbrales, mientras que el resto con mampostería de variada textura, tapial o adobe (mezcla de barro, paja y agua,) y ladrillo macizo (en menor cantidad) para arcadas de ventanas y aleros que se enlucían con cal. La mampostería se presenta en trozos de piedra irregulares en todas sus caras, consiste en ir disponiendo una pieza junto a otra sin estar sujetas a ningún orden, unidas con mortero o trozos mas pequeños.

Dentro de esta uniformidad arquitectónica nos encontramos con que se introducen elementos nuevos, el ladrillo como material y las portadas con dinteles de granito como arquitectónico.

Puede que la causa de esta introducción de elementos no sea de una evolución propia dentro de la construcción, sino más bien por influencia de sus moradores de otros lugares.

LOS VANOS

Son parte esencial en toda construcción, tanto los de entrada como los de ventilación, cuyo emplazamiento se ha trazado a medida que se levantaba el muro. Su tamaño y el número de ellos ha ido variando con el tiempo al adecuarse a las necesidades de sus moradores. De esta manera, las casas más antiguas disponen de pocos y pequeños vanos, teniendo una disposición asimétrica, mientras que las que se construyeron mas tarde se regulariza su distribución e incrementan el tamaño de los mismos.

La portada está compuesta por unos cierres verticales llamados jambas y otro vertical denominado dintel y el umbral denominado “poyo” ( este es el modelo ideal).

Con el nombre de puerta se denomina al vano de entrada y al elemento con que se cierra éste. Su material principal es la madera de la zona o importada. Una vez seleccionada la madera y cortada, se empieza al ensamble de piezas normalmente de textura lisa con recercado en el postigo o de cuarterones, elección del número de hojas, dependiendo del hueco a cubrir, tenemos de una hoja partida (menos común) y de dos hojas con postigo ( es la mas utilizada). La gatera, se sitúa en la parte inferior de la hoja de la puerta que no se abre, en la misma se practicaba una perforación en forma de círculo o cuadrado con portón de cierre interior, su misión era dar entrada y salida a los gatos propiedad del dueño de la casa.

El siguiente paso son la colocación de los sistemas de giro como son las bisagras y los de cierre, el mas común el cerrojo, realizado en hierro. Y como último se colocaba la cerradura de llave, cuya complejidad y tamaño han ido variando con los años, los llamadores, los remaches, claveteria y bocallaves, dando así vistosidad a la puerta.

El otro elemento arquitectónico que se dejan ya trazados cuando se levantan los muros es la ventana cuya misión inicial fue la entrada de aire y luz a la vivienda. Con el tiempo y con los cambios que sufre el concepto de casa, estos pequeños vanos se convierten en auténticos miradores. De esta manera se hace doble uso, por un lado funcional, permitiendo la ventilación y la iluminación, y social, es el mirador ideal para observar la vida que transcurre a su paso. Consta de jambas, dintel y alfeizar, la mayoría en granito, utilizando para el cierre puertas de dos hojas con postigo pequeño, y en algunos casos acristaladas con contraventana, utilizando rejas en el piso inferior ( no siempre) y cuando se colocan se hace con enrejados, y como remate se colocan, no siempre, en los laterales del piso superior la ménsulas.

No en todas las viviendas se da el balcón, considerado como elemento arquitectónico de prestigio para sus moradores, se colocaba justo encima de la puerta, teniendo dos variantes: uno con saledizo llamado balcón “volado” o el que no sobresale de la fachada, el antepecho o de “barandilla”. Se cierra con puertas de madera, de dos hojas y cristales.

ELEMENTOS FUNCIONALES Y DECORATIVOS

Un componente mas dentro de la fachada es la chimenea, que además de ser un sistema básico para la extracción de humo, hoy es un elemento decorativo. Tienen diferentes formas y tamaños, dependiendo de la casa, la más común es de forma rectangular, también las hay circulares. Los materiales utilizados en ella son la mampostería enlucida, ladrillo visto, encalada o con algún motivo esgrafiado. Consta de celosía o respiradero que es por donde sale el humo y entre aire y la cumbrera, que puede ser en espina o circular.

Las argollas, consta de una anilla enganchada a un clavo de metal, se utilizaban para atar a las bestias mientras sus dueños estaban en el interior de la casa. Su colocación es variada, en las jambas de la puerta o a lo largo de la fachada.

No podemos dejar de mencionar elementos tan característicos de nuestra arquitectura como son las ménsulas o “poyatas” que adquieren un carácter decorativo sin ser desligado de su finalidad práctica, como es el soporte de macetas, secado de semillas y fresquera.

Quizás el único sistema decorativo por ser empleado, son las distintas técnicas de esgrafiado que emplean motivos diversos, su localización más habitual es la fachada, consistiendo en dibujar o grabar con el grafito sobre una superficie estofada (lucido de cemento o revocada con cal). Normalmente la decoración de fachadas suele ser geometrías con decoración floral y una fecha, posiblemente la finalización de la casa.

LA CUBIERTA

Se dispone en la parte superior de la vivienda y su misión es la de proteger el interior de los agentes atmosféricos. Tiene que tener una cierta inclinación porque cuando llueva, el agua resbale y caiga por el canal o directamente a la calle. Normalmente tiene una o dos vertientes (también llamada una o dos aguas) según el tamaño de la vivienda. Consta de las siguientes partes:

La estructura principal sustenta toda la cubierta, en la misma se distinguen diferentes vigas: la cumbrera que se sitúa en la parte superior y sirve de apoyo a todas las demás, siendo su tamaño grande y resistente, la durmiente o zapatera se encuentra en la parte inferior, disponiéndose paralela al muro y sirve de apoyo a loslargueros que bajan de la cumbrera a esta, tienen la función de sujetar al entablado que como su nombre indica son tablas o “chillas”, jara o cañizo que se colocan encima de los largueros sujetándolos con púas, siendo elemento intermedio entre la teja y los largueros.

El tejado, no es una superficie lisa, estando formado por las tejas, llamadas árabes, alternando los perfiles cóncavo / convexo de las mismas, presentando la siguiente disposición: cobija hace que el agua se distribuya en dos ramales y con el canal se consigue canalizar y evacuar el agua de lluvia. En la colocación de las mismas se tiene gran cuidado en ir de abajo hacia arriba, de esta manera se evita que se estanque el agua. Para hacer la función de que el agua vierta hacia un lado u otro, se coloca una fila de cobija ensambladas entre si, conociéndose como limatesas o caballete.

Los tejados deben estar siempre limpios de malas hierbas, repaso las tejas que estuviesen en mal estado, rotas o desplazadas de sitio por el tránsito de animales (gatos y pájaros), así la mejor época para proceder al corrido o “correr” el tejado es el verano.

El alero es la parte inferior del tejado que sale fuera de la pared y sirve para desviar el agua evitando que caiga por ella, hay varias formas, simples, con remates y mixtos, se utiliza la pizarra y el ladrillo para dar vistosidad.

LA FACHADA

El revestimiento o conformación de la fachada ofrece varias soluciones casi directamente relacionada con la tipología de la vivienda, normalmente de mampostería enfoscada y blanqueada. La falsa cantería es un elemento empleado en ocasiones para sustituir la propia cantería. En la casa popular los vanos son mas pequeños sobre todo en ventanas y pueden o no estar recercados con cantería de granito, la misma se remata por el zócalo de falsa cantería o la llamada “cinta”, que como su nombre indica puede alcanzar los 10 cms. de ancho, utilizando para la misma mezcla de cemento, cal y agua, y en menor medida pintura.

Dominan en su conjunto las casas de dos plantas, de mampostería enjalbegada con vanos adintelados. Es común encontrar la puerta de entrada unida al vano que está sobre su eje en el segundo piso y unida mediante sillares graníticos al descubierto, en ocasiones se utilizaba el falso sillar. Atendiendo a la situación económicas del propietario, dicha peculiaridad se repite entre los vanos laterales del primer y segundo piso. Muchas de las fachadas que forman Brozas mantienen restos de su pasado: dinteles perfilados con dibujos conopiales o simplemente lisos, alfeizares labrados, ménsulas ornadas, argollas, etc.

Así la utilización del granito en recercados de vanos, poyos y alfeizares supone un elemento que embellece el aspecto general de la vivienda y el ornato del conjunto arquitectónico.

BIBLIOGRAFÍA

  • Escuela Taller de Turismo y Medio Ambiente. Patronato Pedro de Ibarra. Diputación Provincial de Cáceres. Apuntes de Arquitectura Popular. 1991 y 1992
  • Tural Sociedad Cooperativa. Apuntes de Arquitectura Popular. 1993
  • Rubio Rojas, Antonio. La Ruta de las Chimeneas. Cáceres 1980
  • ADENEX: Llanos de Cáceres. Badajoz 1995
  • Fatás, Guillermo y Borrás, Gonzalo M. Diccionario de términos de arte y elementos de arqueología, heráldica y numismática. Alianza Editorial. Madrid 1991
  • Gran Enciclopedia Extremeña. Ediciones Extremeñas S.A. Madrid 1989
  • Inventario del Patrimonio Artístico de España. Cáceres y su Provincia.
Oct 012002
 

Félix Gutiérrez Rabaz.

Asentada en una eminencia granítica, Brozas destaca su gallarda silueta sobre el abierto paisaje, semejando un navío de cal, tejas y piedras, anclado en un mar de llanuras pardas y onduladas. Con origen antiquísimo parece que Brozas se formó por la unión de diversas poblaciones célticas de los alrededores.

Durante la Edad Media los maestres alcantarinos concedieron a Brozas generosos privilegios que redundaron en aumento de su población y prosperidad de la misma, hasta ser la más importante de las poblaciones del territorio de la orden por la que se convirtió pronto en cabecera de su Encomienda Mayor.

Con la absorción por Fernando el Católico de los maestrazgos de las órdenes militares, pasó a la Corona el de Alcántara, con lo que Brozas comenzó a depender de la autoridad Real. En esta época fue independizada del Concejo de Alcántara, concediéndoles el Título de Villa.

Durante el reinado de Carlos I, por una Real Cédula dada en Madrid el 24 de marzo de 1537, y en compensación por el servicio que de 7.500 ducados hizo Brozas a la Corona, se ratifica el Título de Villa y el de su independencia, añadiéndose el escudo heráldico, según el cual, Brozas ostentaría en su emblema las armas de Castilla y León y el águila bicéfala del Imperio.

Entonces se inicia una prosperidad que tarda poco en convertir a la pequeña aldea en pueblo importante, con amplísimo término, y en uno de los primeros solares de nobleza de Extremadura, de lo que aún nos dan fe los palacios y casas solariegas alzados por ilustres linajes. En este aspecto, Brozas ocupa en la región el cuarto lugar, pues están delante en conjunto de mansiones señoriales, Cáceres, Trujillo y Plasencia, y llegó a contar hasta trece títulos nobiliarios.

Una rica nobleza y clero promovieron importantes construcciones palaciegas y eclesiásticas que todavía hoy mantienen con orgullo la hidalguía de antaño. Construcciones fortificadas, enormes casas palacios, ermitas, conventos, forman un rico patrimonio artístico que hace de Brozas uno de los emplazamientos extremeños más atractivos para el visitante.

Por sus calles y plazas, el viajero puede recorrer contemplando la arquitectura militar, religiosa, civil y popular, manteniendo aun las fachadas restos de su pasado.

Como es propio de una población que fue centro de la Encomienda Mayor, tiene su fortificación y castillo, notable construcción defensiva situada en lo más elevado de la villa, conocido popularmente como “palacio”.

En cuanto a los edificios civiles, contamos con un buen número de ellos, destacando en todas las construcciones palaciegas, las balconadas y rejerías de generosas proporciones, los blasones familiares, las maderas, los sillares… Así durante los siglos XVI, XVII y XVIII, desfilaron los más importantes arquitectos para la edificación de sus casas palacios. La nobleza dejó profundas muestras de su poder, tanto en la dotación de capillas funerarias, como sobre todo, en la construcción de sus casas, contando con un buen número de ellas, teniendo todas gran interés artístico, como el palacio de los Bravos, Argüelles o Condes de la Torre del Fresno, de los Flores, Gutiérrez-Flores, Porres Montemayor, Mendoza-Escalante, Paredes y Arces- Marqueses del Reino, Tejada, Francisco Lizaur, El Brocense, Encomienda, de la Inquisición, todas ellas fiel testimonio de un pasado glorioso.

La arquitectura religiosa tiene una sobresaliente representación en las ermitas de San Juan, Santa Bárbara, Santa Lucía, El Humilladero, San Antón, La Soledad, El Buen Jesús, y San Gregorio y el Padre Eterno que se encuentran en los alrededores, así como los cruceros de la Soledad, San Juan, San Antón… y en los conventos de la Encarnación o de los Remedios, el Franciscano de Nuestra Señora de la Luz y el de las Comendadoras o Caballeras de la Orden.

La iglesia de los Santos Mártires tiene su origen en una ermita dedicada a San Fabián y San Sebastián que fue ampliada en 1495, por una Real Cédula de los Reyes Católicos y terminada en 1964, sobresaliendo la parroquia de Santa María la Mayor, conocida como la catedralina por sus proporciones, del s. XVIII, declarada Bien de Interés Cultural.

Brozas ha sido cuna de importantes hombres ilustres, de la cultura, la religión, la milicia, la arquitectura, el derecho, los nobles oficios, citarlos a todos sería una ardua tarea, destacando sin duda a Francisco Sánchez de las Brozas “El Brocense”, Humanista del s. XVI y a Frey Nicolás de Ovando Primer Gobernador de Indias y Comendador Mayor de la Orden Militar de Alcántara.

De Brozas arranca el gran periodo de apoteosis extremeña, ya que aquí nació Nicolás de Ovando, el que encauza hacia las Indias los bríos de la región. Cierto que el temple y resistencia de los hombres de Extremadura, su espíritu aventurero y audaz, fueron las bases de aquellas inigualadas gestas conquistadoras de las tierras americanas pero era preciso que se diese a la causa ocasional, que alguien abriera las puertas de Extremadura frente a los mares. El nombramiento de Ovando en 1501 como Gobernador de Indias, fue la providencial designación de las tierras extremeñas para la gloriosa gesta universal, siendo el clarín que puso en pie a la región, porque con Ovando o a su amparo pasaron a las nuevas tierras muchos extremeños.

Bueno es dejar bien sentado que, aparte de la intervención directa de los hijos de la villa, toda esa gesta forjadora del Imperio español tuvo su raíz en Brozas y fue posible porque un brocense, Ovando, abrió para sus paisanos los extremeños el camino de las remotas latitudes indianas.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Revista Cultural “Aldehuela”. Asociación Cultural Francisco Sánchez de las Brozas.
  • Gran Enciclopedia Extremeña. Ediciones Extremeñas S.A.
  • Hijos Ilustres de la Villa de Brozas. Eugenio Escobar Prieto.
  • Inventario del Patrimonio Artístico de España. Cáceres y su Provincia.
  • Rutas Cacereñas de las Chimeneas. Antonio Rubio Rojas.
  • Junta de Extremadura. Consejería de Obras Públicas y Turismo.