Mar 192016
 

Álvaro Meléndez Teodoro.

 

RESUMEN:

En 1750 el Ingeniero militar don Antonio de Gaver recorrió la frontera de Portugal en Extremadura, por encargo del rey Fernando VI, levantando planos de las fortificaciones que la cubrían y de los elementos más significados para su defensa o, en su caso, para una posible invasión de Portugal. Fruto de aquel trabajo sería un detallado Informe sobre el estado de las mismas, las obras a efectuar para su mejora y sobre la guarnición de que deberían disponer para una eficaz defensa del territorio.

En este trabajo presentamos la trascripción de la segunda parte de dicho Informe, con las anotaciones que Gaver dispuso sobre las plazas y fortificaciones de Badajoz, Alburquerque, Valencia de Alcántara, Alcántara, Moraleja, Trevejo y Salvaleón.

Nuestro objetivo es meramente la divulgación de un documento que puede resultar atractivo para los interesados en la historia local de Extremadura y, muy especialmente, para los ciudadanos de las localidades estudiadas. Si a la satisfacción de la curiosidad del lector siguiera una profundización en el estudio de este tema, merced a la bibliografía recomendada, nuestro objetivo sería doblemente cumplido.

Palabras clave:

Fortificación abaluartada, Badajoz, Valencia de Alcántara, Alcántara, Moraleja, Trevejo, Valverde del Fresno, Salvaleón.

 

 

Badajoz. Existtencia y estado de sus obras.

Por pedir el asunto ser breve sin faltar a la claridad excuso las noticias históricas de su etimología y antigüedad, por ser notorio y no Conduzir a la materia, solo sí hago el preziso acuerdo de los fértil y abundante de las llanuras de toda esta Probinzia; y que se une y Comunica con las Andaluzias, Mancha y Toledo, por cuya razón es puerta a la yntruducion del reino, sin tener otra Plaza en estado en esta Frontera ni en lo interior de él, solo a su derecha en la Probª de Castilla, Ciudad Rodrigo que dista unas treinta y seis leguas, con la fazilidad de ynttroduzion en este ynterbalo que quedan dichas en la parte primera, razones que obligan a mirar a esta capital como escudo para todo el pingüe y dilatado Pays que cubre.

Se hacen frente, de la otra parte del Guadiana, a la corta distancia de 3 a 5 leguas, en el Reino Vezino, las Plazas de Yelbes, Campomayor y Guromeña y de la deste lado la de Olibancia. Vadeasé este río por tres partes: a la hizquierda de la Plaza, hazia las hazeñas y por el más distante sin ser descubiertos de ella, pueden yntroduzirse en sus cercanías, pues por la poca corriente en el Verano quedan sus Aguas como estancadas, la poca precauzion de permitir los lavados en aquellos Conttornos y los desagues de algunas Tenerías mottiban la mayor parte de las enfermedades, las que se esperimentan mayores en los barrios más cercanos; el calor es excesivo en los meses de Junio, Julio y Agosto y parte de Septiembre, en los quales elevándose infectados vapores dél, yntroduziendose con el ayre que se respira es la causa efizientte de las regulares calenturas intermitentes que se padecen, a lo que contribuye lo grueso de las Aguas de su cercanía y fogosa estación en los meses referidos, mottibo que obliga a no recelar por entonces yntroducion de exercitto, ni menos que deje de acampar sin contingencia el nuestro como se experimentó en estas últimas Guerras.

En la Probinzia de Alenttejo, con quien confina, no se esperimentta ygual ynterperie en las referidas Plazas por estar más distantes del Guadiana y tener mejores aguas y fuentes, suponer aquella Probinzia de ygual fertilidad se opone a la experiencia de la continua ynttroduccion que abrazan de la nuestra, por lo que siempre en dicha Probinzia será costoso mantener un pie de exercito.

Contiene estta Plaza en su recinto ocho Baluartes y uno medio unido con el Castillo, en poca diferencia yguales, la mayor carrera es de quarentta tuesas, sus flancos rectos llegan a la extensión de veinte y cinco, la mampostería de mala calidad y construcción, y en el estado presente por parte arruinados y por otras imperfectos; sus parapetos, aunque todos deben arreglarse según el actual camino cubierto, se allan sin exercicio ni poder correr los fuegos en todo el frente desde el baluarte de San Juan, ymmediatto a la Puerta del Pilar, astta el de San Bizente en las orillas del Río; con las escabaciones que se ejecutaron quedan desbastados el Cuerpo y terraplén de los revellines, dos de ellos empezado su rebesttimientto hasta la altura de una tuesa.

Contiene la Población dos mil trescientos quarenta y dos vecinos; siguiendo la muralla recta y sin defensa por la parte del Río.

La contraescarpa y camino cubierto que le circuye es de sólida y buena mampostería, construida nuevamente, ejecutado con todas las ventajas, que pudieron lograrse de los preceptos del Arte a vista del terreno, particularmente la porción que prosigue frente a la Puerta de la Trinidad ganado la altura del antiguo Castillo delante del Baluarte de San Pedro, en el que en 1705 abrió Brecha el enemigo (el todo ajustado al Proyecto que se ejecutó para esta Plaza).

Al Lebante de la Ciudad se eleva el terreno, exttendiendose de medio día al Nortte doszientas tuesas[1], y de Lebante a Poniente ciento, cuya altura domina a la Ciudad y la Campaña, fue la antigua población en donde todavía se mantienen algunos edificios y una Parrochia donde se celebra, habiéndose despoblado desde que los señores Obispos por un yncendio se bajaron a la Ciudad (Cuyo Palazio sirve de Hospital) a lo que llaman el Castillo; está murado a lo antiguo de sólido tapial y mampostería, sus faldas por la parte de la campaña son de difícil acceso, lo yrregular de su pendiente, que quasi forma una curba, no deja descubrir desde lo alto su pie; tiene a su frente, de la otra parte del Río, una altura llamada de Sn Christobal, a distancia de doscienttas y treinta tuesas[2] y a corta diferencia de nivel (que ambas se elevan sobre el del Agua unas treinta y cinco[3]) aunque lo más alto del castillo o Ciudad antigua la barre con alguna superioridad.

Esttá ocupado este Padrasto con un quadrado yrregular (del propio nombre) cuyo frente por la parte que mira a la campaña, cubierto con un ynutil revellín, es de quarentta y dos tuesas su polígono exterior; y para descubrir una pequeña cañada que forma el regular pendiente de este frente se ben besttijios de un segundo camino Cubierto que adelantaron en figura de obra coronada; de despreciable extensión sus Flancos siguiendo la campaña de la otra parte en bastante distancia quasi de nivel al pie de sus muros, la que con insensible pendiente a la hizquierda barre libremente astta la Cabeza del Puentte, desde donde se manifiesta la Comunicazion que sigue paralela al borde del río, de uno a otro fuerte, con su foso y ángulos salientes, cuyas tierras se lebanttaron en las Guerras pasadas lo que oy está imperfecto.

Por la derecha es de dificultad la subida de su falda pues con Violenta ynclinazion se une en las llanuras donde desborda el Hebora; con prevención que están sus muros y defensas en muy mal estado, solo si que poco á se a construido de nuevo un pequeño Baluartte al entrar de la Puertta y los Corttos edificios para cuerpos de Guardias.

Escuso extenderme en explicar las Dimenciones de este Fuerte, como asimismo lo haré tratando de los demás, en el supuesto de que en todo tiempo se an de tener a la Vista los correspondientes planos.

Por el frente de la puerta de la trinidad, a doszientas y cinquenta tuesas[4] [y] a corta distancia del natural pendiente del Glasis, forma una altura que domina toda aquella parte de la Plaza, llámase la Picuriña, el terreno de su frente se extiende a ciento y cinquenta tuesas[5] quasi de Nivel, adelantado hazia la Campaña, desde donde empieza el pendiente hazia ella y por la hizquierda a Unos olivares, que asimismo a poco trecho forman berttientte cubierto de la Plaza; a su derecha se extiende y corre la falda con suavidad asta la cañada y arroyo de Ribillas, formada con el pendiente de otra altura que, a distancia de quinienttas tuesas tiene a su derecha [y] llamada de Pardaleras, la que haze frente a la parte de la Ciudad por la Puerta del Pilar, desde la que ba elbandose el terreno Ynsensiblementte como el de la antecedente, queda formada la referida altura suficiente para dominar y servir de Padrasto por esta parte; extiendese el terreno de su frente quasi de Nivel a unas ochenta tuesas y por la hizquierda pasadas de ciento. Cuyo berttientte es el que forma y prosigue con la referida cañada y Arroyo avenida para la Plaza del perjuicio que se reconoce; y por la parte del Río corre el terreno con menos subidas, formando a la ymmediacion de sus orillas, frente al baluarte de Sn Bizente unas lomas y terreno por donde el enemigo desde los expresados vados y Huertas de Tena puede conducir sus ataques.

La primera altura o Padrasto de la Picuriña está ocupado con un fuerte, abiertas las escabaziones, quasi en estado el terraplén, faltándole el revestimiento y solo tiene perfeccionado su camino cubierto y comunicación astta la Plaza en el revellín de la Trinidad; con particulares ventajas no solo descubriendo las citadas avenidas y cañadas, sino está también barriendo la falda del Castillo, por el terreno que llaman la Quebrada.

El de las Pardaleras está ocupado con una obra coronada antigua, de mala construcción, reducida y Ynutil, siendo el Puesto que debe ocuparse para lograr mayores ventajas la Plaza.

A todos los domina y barre con superioridad el Castillo, descubre las avenidas y campaña vezina, circunstancia que manifiestta lo útil y ventajoso destte puesto.

En esta Plaza solo ay dos quarteles (quitada alguna corta abitacion en el Castillo y Casas que se alquilan en prezision) el uno ynmediato a la Puerta de las Palmas, el que podía contener dos Batallones y medio, pero habiéndose recompuesto de nuevo estte año, lebanttado su techo, dado más ventilación a las quadras y dividido; se a dispuesto en una de las Crugias bajas pesebres para ochenta Caballos y abittacion para los soldados, y la otra parte de división para un Batallón, que actualmente lo ocupa el del reximiento de Milán[6]; es de buena mampostería, tiene de largo treinta y seis tuesas[7] y de ancho cinco[8].

El terreno del circuito destte quartel, hasta el terraplén de la muralla es llano y capaz para extenderse formando quattro cuerpos yguales al antecedente (cuyo ynttentto tuvieron sin duda, como lo manifiestan los dentellones[9] o Lambordas en sus extremos) formando un patio en el centro, y pueden contener entonces, ampliamente, quatro reximientos, y esta disposizion, además de ser cómoda en qualquier Plaza, se añade ser esencial disponerlo así en esta, respecto de que por los excesivos calores no pueden de noche abittar los soldados y, siendo preziso permitirles salir a la Puerta se an experimentado grabes yncombenientes; incluirá un pozo que se alla en la ymmediazion del existente, aunque el agua es un poco gruesa. El paraje más a propósito para esta obra es en el terreno yncluido entre las paredes del Combento de san Fco y terraplén de la muralla de su frente.

El otro, capaz de dos Battallones, ymmediato de Stº Domingo, tiene de largo quarenta y tres tuesas y de ancho cinco, de buena mampostería con Contrafuertes de una y otra parte a proporcionadas distanzias; el primer piso cubierto con bobeda de ladrillo (sirvió antes para la caballería) el segundo a tejavana le ocupa el Reximiento de Yrlanda.[10]

No ay más Almazen de Pelttrechos que el que está en el baluarte de san Juan, ninguno de Viberes, no exttiendome más en estte asumptto, ni lo que pertenece a Cuarpos de Guardia, respecto de suponer se abran remitido de aquella Dirección lasrelaciones correspondientes a los reparos que se están ejecutando, siendo punto de la primera attenzion la notable falta de un Hospittal, reduciéndose al presente al corto del castillo y frente de Sn Francisco unas casas de particulares que sirven a este fin.

Dicttamen

Graduadas las ventajas que logra esta Plaza por sus circunstancias y situación, es constante an de extenderse sus fortificaciones de modo que se haga respetable y sirva de repuesto y Almazen general; pero así mismo es preziso (además de tener presente las reflexiones que a estta relación prezeden) hacerse cargo y atender a lo siguiente.

Se supone aquel reino con fuerzas para conquistar o Yntrudución de un exercito en el nuestro o no. Si lo primero, debe atenderse igualmente a todos los puestos que cubren en poca diferencia la misma enttrada, Uno dellos es la Plaza de Alconchel, añadiéndose a que con la referida de Badajoz yncluyen en medio, yntroduzida en nuestro terreno, la de Olibencia, que por aquel Príncipe (en caso de la supuesta fuerza) debe mirarse como a repuesto general y puerta para la Conquista, mayormente quando sirven de segunda Línea de Plazas (de que careze el nuestro) las referidas de Yelves, Campomayor y Gurumeña.

Y si lo segundo, no será combenientte extender esta Plaza de modo que necesite un crezido número de tropa para su Guarnición, porque las fortificaciones sin esta no son más que un embarazoso agregado de cal y canto, en cuyo caso supuesto superior nuestro exercitto bastará sean las Plazas de estta Fronttera de mediana extensión y menores las intermedias según el lugar que ocupan, repartiendo los viberes y Peltrechos a proporción en ellas, no exponiendo el todo en Una, respecto de que habiendo de servir para abrigo del exercito operante se allará igualmente socorrido, sin las conttingenzias que tiene en caso de ser cortado, bajo cuyos […] sentada la fuerza del dilema y deseando no extender este discurso dejándolo para la recopilación total que junto en uno expondré de las quattro Probincias, es mi dictamen el siguiente:

Para completar ambos fines debe irse por partes, demoliendo y reedificando el recinto según el proyecto, ajustadas sus alturas con relazion a la Contra escarpa y camino cubierto ejecutado, rebisttiendo los terraplenes que existen para sus rebellines; perfizionar la contraguardia del Baluarte de la Trinidad y tenaza que desde él corre hasta la cara del Baluarte de Sn Pedro, y la primera con la mayor urgencia, pues la cara derecha del revellín destacado de Sn Roque no tiene otra defensa y aún esta escasa, a no adelantarla más a la Campaña; y por fin según el orden de preferencia que entonces propondrían: finalizar y cerrar el recinto prosiguiendo la obra empezada por la parte del Río.

Aunque el Proyecto según lo manifiestan los trazos, escabaciones y noticias que dél tengo, es de lo más ajustado, nunca hubiera empezado en el mayor esfuerzo de sus obras, si no es por las del Castillo o Ciudad antigua, dejándolo en un estado de defensable Ciudadela con los Quarteles y Almazenes necesarios, no solo a la Guarnizión de su defensa, sino también capazes para la que tuviese la Plaza; después della la precisa ocupación de la Alttura o Padrasto de las Pardaleras con un quadrado de un polígono capaz y proporzionado a que lo saliesen las partes ajentes o flanqueantes a su defensa; rematando la obra de la Picuriña.

Estta indispensable obra, además de barrer la campaña por todas partes, correspondiéndose los fuegos con los de la Picuriña, barriendo el Glasis de una y otra parte de los Baluartes de la Trinidad astta el de Sn Joseph, que es en poca diferienzia con el que se encierra la Plaza, se logra que como a Segunda Ciudadela, comunicada con la Plaza, quede la guarnición destta reducida a menor termino su estensión, no tratando al presente sobre las defensas -que reconozco prezisas- ideadas; el fuerte avanzado en la Huerta de Aznar ni batería sobre la Peña y Calzada del Molino frente al baluarte de Sn Bizente, no pareciéndome esenciales la cortadura que se propone desde la falda del castillo asta el borde del Guadiana, ni el reduzido Hornabeque que se propone al pie de la altura de Sn Christobal con idea de impedir la yntriduzion entre el Río y su falda por estar descubierto del castillo, de la Ciudad y […] parajes de ellas.

 En la otra altura quasi de Nivel delante del frente de Sn Christobal, seria preziso formar un Hornabeque con comunicación al primero, y desde este formar otra [comunicación] astta la cabeza de la Puentte, siguiendo las escabaziones que se reconocen de la que provisionalmente formaron en tiempo de Guerra (mejorada la disposición) sin estender mucho más el Hornabeque que cubre el Puentte, que en caso preziso admite recomposizion, concluyendo así mismo las Plazas de armas y camino cubierto.

Mejorado el puesto de Sn Christobal, ocupado como se a dicho Pardaleras y rematado el de la Picuriña, no solo obligan a una numerosa tropa para circumbalar esta Plaza, que sin duda no podrán con esta facilidad darse la mano los quarteles, sino también tendrá el enemigo en una yndiferenzia para encaminar sus ataques de yntento o verdaderos a uno de los referidos tres puestos; la razón es la relación de defensa que guardan entre si lo que las mejora y haze respetable, la superioridad a ellos del Castillo o Ciudadela, lo poco que se adelanta en ganar uno solo por ser tan manifiesto; concretando lo que por partes he ydo refiriendo, tanto por lo que mira a su ataque como para su defensa; concluyo repitiendo que ocupados los puestos como dejo referido y graduadas las demás Plazas dependientes a ella, le basttaran en qualquier caso de yrrupcion con aquel reino seil mil hombres de guarnición, combiniendo en que los quarteles y almazenes sean capazes a lo correspondiente asta los seis mil que supongo nezesarios al descanso de un campo Volante.

Prezisa Prevencion

Aunque doy por supuestto que en la secretaria de Guerra paran los Proyecttos aprobados correspondientes a esta Plaza, con las relaciones muy por menor de sus motivos y particulares circunstancias, para el acierto en la situación de las partes al que dirija la obra, me a motivado a esta digresión el ver que estos prezisos instrumentos no se enquentran en el Archibo de la Dirección destta Plaza, ni en la Contaduría, (sino solo las condiciones y contrata) en donde debían [estar] según Capítulo de ordenanza; y siendo así que estrabiandose alguno dellos en el decurso del tiempo y resolviese S. M. la prosecución destta obra, no solo sería exponerse quizás a infructuosos gastos, sino es también a algún perjudicial herror en la dirección de los trazos y colocazion de las piezas, por cuyo motivo sería importante que desde luego se passase del todo copia a las referidas oficinas y al propio paso formar de nuevo los correspondientes Plano y Perfiles, no bastando con ser numerados estos sino también acompañarles de una ynstruccion en la qual se repittan las referidas dimensiones por escrito, por no exponerse a la fazil equibocazion del número, que es conttingentte a no mandarlo efectuar quién lo proyectó o a lo menos que lo dirija sujeto de Ynteligenzia que por conjetura pueda corregir el herror; respecto la Campaña vezina amplificando en dicha ynstruccion quanto parezca combenientte al fin que lo propongo, pues o por los accidentes de muerte de aquel sujeto, yndisposiziones o prezisas ausencias commmobidas de la obediencia, parando en otras manos y en sujeto menos Ynstruido del echo, aunque capaz, está expuestto a un herror, todo lo que me ha parecido preziso exponer por la seriedad del asumptto y para otros casos de la misma naturaleza.

Plaza de Alburquerque. Existtenzia y estado de sus obras.

Está situado este Castillo en un cerro de Peña escabroso, elevado sobre el nivel de la campaña por la parte del mediodía unas 55 tuesas[11], descubre por la dirección del cerro de las Dos Hermanas (que tiene a disttanzia de una legua)[12] en día sereno la Plaza de Badajoz, de la que distta seis leguas[13]; a la parte del Nortte por su falda, algo más acesible, se extiende la Villa, astta correr la mayor parte por la llanura, la que está sin Murallas, solo las tiene la que llaman antigua, que la circuyen, y se unen con las del elevado castillo, el que es fuerte por naturaleza, no permitiendo a el Arte su reduzido espacio, extenderse para su aumentto.

Prosigue la Peña de su situación, en forma de Cuchillo o Caballete, escabrosa, ynacesible, dirigiéndose azia el Noruestte de unas 500 tuesas[14] (en cuyo exttremo haze intermisión), está ocupada de dos reduzidos reducttos, llamados el primero Torre de la….y el último de las Bacas, con comunicación de una a otra hasta el castillo, sin permitirle el referido Caballete más anchura en parajes que escasamente unos tres pies; a esta misma dirección, a distancia de una 80 tuesas[15], tiene a su frente la citada torre de las Bacas una pequeña altura o reduzido cabezo (a quien domina) llamado del Pozo de la Nieve, en cuyo yntermedio pasa el camino de la Codosera, prosiguiendo por la otra parte de corta anchura en su falda una colina escabrosa astta las del Reino de Portugal, del qual se descubre el lugar de Ubela [sic][16] de la otra parte del Hébora[17].

 Por la otra parte de las dos Batterías alta y baja que tiene este Castillo, al pie de la Torre del omenaje,  y hazia el suestte tiene dos alturas que las mismas [son] como Padrastos, el primero es el reduzido Cerro de Mesones, un poco más elevado que la Batteria Baja y de su falda, prosiguiendo unas trezientas tuesas el Picacho de Sta Luzia por estar allí la Hermitta destte nombre; a todos domina con superioridad la Torre del omenaje y interior recinto del castillo sin que la extensión destas colinas embarazen el que por todas partes se descubra una dilatada campaña; confina con los términos de Ubela y Arronches en Portugal; sirviendo a dos leguas de Linea de división la ribera de Abrilongo.

Este castillo en lo yncluido por sus muros tiene de Largo unas 600 tuesas[18] y de ancho 30[19]; quando estuvo en poder de los Portugueses atendiendo a la obliquidad de sus fuegos, ocasionada de la excesiva altura, idearon muy al propósito circuir el frente de la Ciudad con otro recintto al pie de la Peña, de unas 13 tuesas[20] más bajo que el primero, uniéndose con los muros destta de una y otra parte; existe actualmente la mayor parte destta obra, a una altura de 2 tuesas 3 pies, de deteriorada mampostería, cuya dirección por lo poco flanqueado entre sí con quatro ángulos salientes, de unos reduzidos medios Baluartes, es despreciable aunque azertado el fin, desde este puesto se impide y barren los Sitios donde desde ellos se pueden dirigir los ataques a la Ciudad, particularmente a la hizquierda del Combtº de Sn Francº extramuros, donde pusieron sus Batterías.[21]

La prezision de conservar este puesto es manifiestta, considerando tener entre esta Plaza y la de Alconchel a Badajoz, pues es constante que en todos Casos an de sobstenerse mutuamente y de que es así en la regular […] que deben situarse los puestos para lograr esta Venttaja y fin.

Encierra este castillo la Torre del Omenaje de 6 tuesas en quadro[22], de sólida sillería elevado 91 tuesas sobre su piso y estta contiene en el principal un Almazén de Polbora capaz de 600 Barriles, pero sin Bentilación padece allí este género, y sobre este dos bobedas: una de ellas con tres dibisones donde se tienen algunos géneros de Arttillería; desde este piso se pasa, por medio de un puente con arco a otro torreón, llamado de las tres esquinas, contiene otro Almazen de Polbora y Peltrechos, y lo alto de ambas por estar cubiertas de Bobedas de unos cinco pies de grueso sirben de Plataforma, desde las que se descubren los caminos de la Liseda, Brozas y Alcanttara, todos corriendo por la llanura en donde puede jugar la Caballería; se descubre así mismo, a disttanzia de siete leguas, Marbaon, Lugar de Portugal; al pie de dichas Torres ay dos quarttos, el uno poco haze renovado, en donde está el horno; a la parte de la Villa otros descubiertos que fueron Palazio del Duque, tiene su Yglesia y Sacristía, todo de Bobeda y la última sirve de sala de armas; su azotea sirve de Plataforma; tiene un quarttel de 14 tuesas de largo y 6 de ancho[23]; contiene este edificio lugar para tres Compañías y Almazen de Peltrechos, ay otras cortas abitaziones, dos Cuerpos de Guardia y tres Cistternas; las Batterias alta y baja que hacen frente a los Cerros de Santta Luzia y Mesones que se an recompuesto de nuevo.

Los Muros de la Ciudad son de mediana mampostería, suficiente grueso, con camino de Rondas y torres quadradas, siendo su mayor altura de 5 tuesas[24] con un foso imperfecto que las circuye solo en la puerta de Alcántara, en donde formaron los Portugueses un pequeño valuarte que la cubre y existe, los que tuvieron ynttento y empezaron a fortificar el recinto de la Villa.

En ésta y a la derecha, en la entrada de la Puerta de Alcántara está, en la Plaza de Armas, un quartel de [¿17?] tuesas de largo y 8 de ancho[25], dividido por una muralla que se eleva hasta su Caballete o pendiente del tejado, caben en las dos 112 camas, sin las que se pueden disponer en crugía en el ynttermedio de los Pilares; el pabimento es de toda piedra él, cubierto a teja llana, las ventanas capazes para su Ventilazion, ynmediato al muro está el quarto para el oficial de Piquette u cozina para tropa, el todo reparado poco haze y en buen estado, como assi mismo los Cuerpos de Guardia en las Puerttas y dos torreones de las murallas.[26]

A la hizquierda, entrando por la citada puerta, ay un pozo manantial capaz de buen Agua y abierto en Peña Viva, sirve para la Poblazion y antes para la Caballería que ocupaba el mencionado quartel y actualmente está un Battallón del reximiento de Ultonia.[27]

No ay más Hospital para los Militares que extramuros la Hermitta que fue del Spirittu Santto pared en medio de las Monjas de San Frncº, muy reduzido y Yncomodo, en mal estado, sirbiendose de la corta Capilla o Yglesia además de otros quartos reducidos para quadra de los enfermos, sin más Agua de pie que un Pozo para lo más preziso y, por fin, destta falta son grabes los perjuicios que se siguen a la Tropa.

Dicttamen

En la misma descripción destte puesto dejo dicho lo útil de su conservación y, por consiguiente, preziso el reedificar la obra que empezaron los Portugueses, mejorada su disposizion; en la Torre de las Bacas formar una batteria circular o hierro de caballo, disponiendo por orden las comunicaciones hasta el Castillo, mejorando éste en la unión de ello según pide el desnivel y superioridad con que queda; sería ynutil obra alguna que se idease en el despreciable cerro del Pozo de la Niebe, que sin sin duda si se pensó ocupar fue creyendo embarazar el que el enemigo, arrimado por aquella falda, dirigiese con fazilidad sus aproches, pero ese recelo aunque lo desbaneze la dicha Battería, lo imposibilita sin otra dilixencia un flanco que en la nueva disposizion de la obra de los Portugueses, barrerá quasi de nivel aquella avenida, según mi delineazion.

Por la parte interior de la Batteria alta, paralelamente a distancia de 8 tuesas[28] de su parapeto, hallo conveniente, prosiguiendo la testtera de la Yglesia hazia la derecha, y quarttel actual de la tropa, un Caballero quasi en la misma altura que en la Plataforma de aquella, cuyo espacio será capaz para diez cañones, bajo de la qual, a la prueba, se tendrá un espacioso quarttel, completando de estte modo los medios para dejar anulada las obras con que se pensasen ocupar las alturas de Stª Luzia y Mesones; y estte Castillo con lo necesario a una vigorosa defensa, el que asegura la Villa de qualquier yntento, cuyas Murallas son suficientes para desde ellas hazer un regular Defensa, pero no a la de un sitio formal.

Considero en esta Plaza necesario, a lo menos, un reximientto de Ynfantería (siempre con el supuestto de las Compañías de Conserbazion formadas de los Paysanos) con ochenta Caballos para defenderse y darse la mano con la dottacion que según mi Dicttamen he considerado prezisa en los antecedentes.[29]

Plaza de Valenzia de Alcanttara. Existencia y estado de sus obras.

Estta Villa y castillo demolido está al Nortte Noruestte de Alburquerque durante cinco leguas y de la rivera de Seber una y media, que sirve de Dibision a ambos reinos; tiene en el de Portugal, sobre una elevada colina, distante dos leguas hazia el Poniente, el Lugar de Marbon; al oeste quarta a Norueste Casttel Dabid distante tres, ambos murados con Guarnizion pero despreciables.[30]

Está situado al Lebante de la Poblazion, dominando su terreno a ésta de unas cinco a seis tuesas, pero por la parte del Poniente y abenida de Alburquerque, es toda su falda peña viva, a cuyo pie corre la ribera de Abid, sobre la que se eleva unas 15 tuesas; de la otra parte destta son sus tajos escabrosos, y montuoso el terreno, con barias cañadas, aunque sin embarazo puede barrer muchas de sus alturas el castillo; al Nor Noruestte, y a distancia de 400 tuesas[31], tiene un cerro o cabezo de dilatada y suave falda por estta parte con plantío de olivos, dejando una porzion de llanura entre ella y el lugar, en cuyo inttermedio está la Hermitta de Sn Lázaro y Pozo de la Niebe; domina al Castillo, ay en ella la Hermitta de Ntrª Srª de los Remedios, con suficiente espacioso terreno de [¿desnivel?]; a su frente y a distancia de unas 70 tuesas[32] existen los bestigios de una Atalaya que en el tiempo de Guerra serbia para observar el movimiento y Yntroduzion del Enemigo por su falda, por donde pasa el Arroyo Alburrel, que desagua en el Tajo,; siguiendo en adelante el terreno con algunos accesos pasa a Portugal, pero fáciles para correr las Partidas de Caballería.

Al sudueste del referido Castillo está el Combento de Sn Francº, distante unas 200 tuesas y 80 de la Villa [280][33], está situado en un espacioso prado y alameda quasi a la orilla de la referida ribera de Abid; tiene en su immediazion una fuente abundante, de buena construcción con quatro caños.

Al Oestte y a la otra parte del Lugar está la meseta o Cabezo de la empezada Hermita de Stª Bárbara, cuyo terreno se estiende de Nivel casi con los tejados de la Villa y corre azia la zitada Hertª de los Remedios; domínale el Castillo, de quien dista 800 tuesas, y siguiendo hazia la Campaña del frente de estta Hermitta ba elevándose [¿durante unas 70?] tuesas sobre ella y a disttanzia de unas Cientto unos Peñascos intratables, desde cuya altura y por la vertiente de sus faldas, en el frente derecha e hisquierda se descubre suficiente Campaña y las cañadas de los escabroso destta Fronttera, con prevención que a su pie se juntan los caminos de Marbaon y otros lugares de Portugal.

Prosigue la falda del Castillo hazia el Nordestte y después de una corta llanura vuelve a elevarse el terreno quasi de su Nivel que comprehende la dehesa de los Caballos (por cuyo inttermedio pasa el camino de Alburquerque) en estte sitio pusieron los portugueses la Battería el año de 1705, yntroduziendose abrigados de la falda de la altura de los Remedios.[34]

Al otro lado, hazia Sn Francº tiene este Castillo, a distancia de unas 70 tuesas un espacio de Peña Viba, cuyo frente corre en pendiente aspera hasta la Ribera en donde anttiguamentte había un fuerte llamado la torreta del Gallo, desde cuyo puesto se barre con fazilidad el referido prado de Sn Francº, frente correspondiente a la Villa por la parte de las relixiosas de Sta Clara y en bastante extensión la Cañada y avenida de la referida tierra de Abid.

Fue estta Poblazion murada particularmente en una pequeña altura ymmediatta al Combtº de las dichas religiosas y frente de Sn Francº, tenía ocupado un pequeño […] llamado el fuerte del Matadero.

Consiste el espacio que ocupaba el Casttillo (en el que se manifiestan los bestigios de sus muros y torre del Omenage) en una longitud de cien tuesas y latitud de sesenta[35]; el terraplén aunque deteriorado aún manifiesta la figura de los reduzidos Baluarttes, que con yndiferenzia se puede colegir fueron cinco o seis; respecto de que se adelanta hazia la Villa una porzion de tierra que creo fue revellín, ymmediato del qual y pie de la torre del omenage está la Yglesia Parroquial, de buena mampostería y bobeda de sillería regular (aunque baja) lo que manifiesta lo dicho y una porzion de muralla que de la antigua fortificazion está ynmediata a ella que se yncluia en su rezinto.

Dicttamen

En la parte primera y al referir los puesttos antecedentes, he dejado referida la Utilidad destte puesto, lo ymmediato de Portugal, la fazilidad de entradas de aquel reino, tanto para ymbadir sus terrenos circumbezinos como para yntroduzirse a la empresa de Alcántara, y desde allí a todo el territorio yncluido destta parte del Tajo, por cuyos superiores motivos a de restablecerse estte Castillo, disponiendo los Baluartes más capazes y de menos número, formando en lo interior los Quarteles a la prueba, no tanto por la hostilidad de las Bombas como al de que sirvan de Caballero para barrer con superioridad todo el Circuyto del terreno referido; sería ynutil estta obra si no se ocupase con otra la Alttura y Cerro de la Hermitta de los Remedios, que bastará sea con un fuerte destacado, suficiente para treszientos hombres, con cuya dilixenzia se hacen mutuamente respetables, extienden la circumbalazion, alejan el enemigo dejándolo con yndeterminazion, qual atacar primero o si todos junttos, siendo estos los dos objetos principales de la defensa, y para aumentar esta, y bentajas referidas de sus terrenos, es preziso poner dos reduzidos reductos: uno en la torre del Gallo, a las dichas 70 tuesas del Castillo, y otro en el peñascal frente a la Hermitta de Stª Bárbara.

Es preziso asimismo, y el terreno ofrece todas las ventajas necesarias, formar un proporzionado quarttel de Caballería en las ymmediaziones de Sn Francº y fuente, pero no reconozco necesario murar la Poblazion, pues ocupados los puesttos son los que an de disputar la entrada.

Para todo lo dicho en tiempo de Guerra basttará prefijar su Guarnición a 800 Hombres de Ynfanttería, 50 Caballos, con los 300 Paisanos habitadores.[36]

Plaza de Alcanttara. Existencia y estado de sus obras.

Estta Plaza situada en terreno irregular y fragoso en la misma orilla del Tajo, elevado sobre él unas 50 tuesas (distante de Valenzia de Alcántara 8 leguas y de la raya de Portugal una) tiene sus murallas en muy mal estado, de laja o pizarra) única Piedra que se arranca en sus circuitos), sus baluartes reduzidos y poco flanqueados; la parte más elevada es la del medio día, que haze frente a la Attalaya llamada Torre del Rey, distante 320 tuesas[37], en su mitad tiene un medio Baluartte llamado de la Cruz, puesto más elevado de toda la muralla, pues estta corre por la derecha con suficiente pendiente astta el Baluartte de Pan y Agua, tan reduzido que sus caras no llegan a 10 tuesas y sus flancos de quattro, desde el qual corre la muralla con bastante pendiente astta la Puertta de san Juan frente al Puente y unirse con un cerro de murallas antiguas y estas con las de la Ciudad, incluyendo el Combtº de religiosas de la Orden y lugar para tropa que se dirá adelante (a lo que llaman vulgarmente la Fortaleza)

Por la hizquierda del referido Baluarte de la Cruz, astta el de san Pedro, corre con menos Ynclinazion astta su medianía, donde está la Puertta del Postigo, y ganado asta él la altura en poca diferienzia como el anttezedente.

Todo el terreno destte frente es Yrregular, con barias cañadas y una dellas la de la Huerta del Marqués, que se forma por el Pendiente del Glasis y el de la torre del Rey; el citado Baluartte de Sn Pedro tiene delante de la cara hizquierda y prolongazion de la derecha la Contraguardia de San Anttón y, a distancia de cien tuesas destta en poca diferienzia formando con ella un triángulo equilátero, están los dos fuertes avanzados de San Lázaro y San Pedro, de muy mala construcción y quasi inútiles, el primero de unas 22 tuesas[38] de cara con su foso, y el segundo, aunque algo menor, precaucionado con el mismo y camino cubierto; el terreno en donde están sittuados se ocupó muy al propósito por descubrir la cañada al pie de los olivares de Galabis, que con sensible pendiente, formando una cañada entre ella y la Plaza ban corriendo sus berttientes astta el Tajo,  sin otras avenidas que descubren, de bastante perjuicio para la Plaza y abenidas de Alburquerque.

Desde el referido Baluartte vuelven los muros de la Ciudad a correr por la hizquierda siguiendo las irregularidades del terreno, astta que desde el Baluarte de la Concepción (el más capaz de todos) es lo más, bajo la puertta destte nombre; pero luego volviendo a subir la muralla astta el Baluartte de la Magdalena, se eleva estte de modo que domina el Combento de Sn Francº extramuros que a tiro de fusil tiene a su frente y los Cerros de Palomares y [¿Abusadezas?]. Todo quasi en la misma disttanzia; a la otra parte del Arroyo Meldero, que así mismo desagua en el Tajo, y siguiendo la muralla astta la del frente deste solo ynttermedio, está sirviendo de la misma el empezado, sólido y bien consttruydo edificio del Priorato y Freiles de la orden de Alcántara, a cuyo pie y notablemente más bajo que el Baluarte de la Magdalena y muy inmediatto al Arroyo, se be en la elebazion de cerca de 2 tuesas empezado un Baluarte de regular mampostería, grueso y contrafuertes, de 20 tuesas[39] de cara, el Ángulo flanqueado excesivamente obstuso, sin discurrir al fin que pudo yenarse en aquella hondura y cañada, pues de la otra parte del arroyo, a su frente y quasi de Nivel a la Galería del Combento de los Frailes está la altura que llaman los Llanos ó Olibares de Sn Juan, en donde puso el Enemigo sus Batterias; cerrándose la otra parte de la Ciudad Ynaccesible paralela al Tajo.

Se reduzen los edificios militares destta Plaza, además de los Cuerpos de Guardia en las Puerttas del Posttigo, Sn. Juan y principal de la fortaleza o puentte, de la Cañada y Concepción, reduzidos aunque algunos dellos reparado con prebenzion que el conducto de la muralla ymmediato a la de San Juan se le a de dar el debido desague por evitar el estrago que ocasionarán las aguas que allí hacen remanso de los berttientes de la Plaza, de la Corredera, fortaleza y demás Calles que allí desbocan; tras de la Parrochia de Stª María ay una Plaza de 28 tuesas[40] de largo, en uno de los extremos estta la Casa del Ayuntamiento y en todo su frente onze arcos que forman el Pórtico bien construido y condicionado, en cuyos extremos está el quartto del Ofizial y en el otro Cuerpo de Guardia para los Soldados, este es el lugar para el Bibac y la Plaza sirve para la parada; ay otro Cuerpo de Guardia en el baluartte de la Magdalena y otro reduzido quarto en el de la Cruz, asimismo ymmediatto al Baluarte de Sn Antton costeó otro la Ciudad para 30 Caballos.

Al entrar de la puerta del postigo Ymmediato a la Plaza de la Corredera (de 53 tuesas de largo y 17 de ancho[41]) ay un corto edificio de unas 10 tuesas de frente, incluye un Almazen de Polbora y algunos quartos de poco serbizio, fue antiguamente Hospittal y el que actualmente sirve a estte fin, capaz de 300 camas, se reduze a un edificio situado en la misma Plaza de 21 tuesas de frente y 18 de fondo, el frontispicio es de orden Dórico y solo sirven de frente unas 12 tuesas por estar lo demás arruinado.

Dos quarteles que están en la fortaleza se reduzen uno a una Yglesia Anttigua, sus Murallas de cinco pies de grueso, cubiertas a teja bana, tiene 9 tuesas de largo y 4 de ancho, abitan los Ymbalidos; otro ymmediato a él, con segundo alto el todo dél, Mala construcción de siete tuesas de Largo y tres de ancho, se retechó de nuevo, pero se a de repellar.

Ymmediato al referido quarttel o Yglesia ay otro Cuerpo de edificios de cattorze tuesas de Largo cubierto el primer piso con Bobeda de Ladrillo de rosca, contiene cinco divisiones y en una dellas el Almazen de Polbora y las demás para peltrechos, encima está la Armería con fusiles y cañones ynutiles; y todo este edificio necesita de recomposizion que es a lo que se reduzen los puesttos para la tropa y en caso de aumentarse ésta se alquilan unas casas de particulares en la Calle de la Cañada.

En estte año se an echo a los referidos edificios unos reparos de poca entidad y se an puesto algunas Puerttas nuevas en la Ciudad y otras recompuestas.

En el Puente ay tres Cuerpos de Guardia, dos en sus extremos, reduzidos y en mal estado, en medio se eleva un arco de ocho pies de grueso no tanto al fin de quedar cortado el paso por sus dos puertas como por la Ynscripcion que en el tiempo de la magnífica construcción destte puentte dejó por memoria Trajano en el año de 276 y reparado por el Sr Carlos quinto; arrimado a esta sillería y sobre la Archibolta de la primer puerta ay otro Cuerpo de Guardia de mala construcción y a tejavana, llaman al agregado nido del Águila, por haber una ymperial en el escudo, el todo a de repellarse y recomponer.

Al extremo y salida del puente, elebada sobre él de unas diez tuesas, arrimada a la misma peña, ay una torre de cinco tuesas en quadro, de buena mampostería, circuydo lo alto de un machaculi o pedrera que corre por todos los frentes, reduziendose a un parapeto elevado de 8 pies situado sobre canes; por el yntermedio de los quales y las troneras de sus murallas, sirve de defensa a la cabeza del Puente, llamase Torre del oro; contiene dos Bobedas, la una sirve de cobertura y plataforma y la otra bajo su piso de un oscuro calabozo; a de subirse por escalera de mano o cuerda y por una escalerita practicada en la Peña con parapetto, para resguardo de la avenida y como cuerpo de Guardia destacado asegura de una sorpresa.

Dicttamen

Los Padrastros y terreno quebrado de que está circuida esta Plaza no son de reparo alguno para dificultar el poderse dejar en estado de defensa, porque en este caso poco se debiera al arte y a la vista se tienen sin otros distintos exemplares terrenos destta naturaleza; Gerona en Cataluña y Orán en África; la dificultad consiste en graduar las ventajas deste puesto, añadiéndose a que habiendo reconozido con cuidado las colinas y cañadas que sus faldas forman, pueden ocuparse con fazilidad algunas con obras reduzidas, las que ympediran y dilattaran el enemigo los aproches [……] que las mismas cañadas pueden favorecer [……..] las de su tiempo y ocasión.

En este supuestto y en el de que estta Plaza debe conservarse para mantener la prezisa Comunicazión por su Puente con la Extremadura Alta, se debe conservar estte paso formando dos reductos en las dos Lomas: Uno de cada lado en donde remata el repecho; es prezisa esta obra (no por discurrir Yntroducción del Enemigo por el Puentte desfiladero de 3 Tuesas de ancho, […] caso de racional discurso) para facilitar el paso de nuestros socorros con la Moraleja, Trebejo y Puerttos de la Sierra de Gatta y en caso de mandar alguna Partidda para correr aquellas campañas de su frente detta parte de la ribera de Eljas, en donde están los lugares de Estorninos, Piedras Albas, Zarza, etc… Y por si alguna Parttida los superase se pudieran retirar sin desorden, como sucedería con seguro destravío a no tener la cabeza del Puentte y los dos referidos reductos, bajo cuyo fuego pueden abrigarse reazerse, esperando los Socorros de la Plaza, o demás puestos fortificados, siendo estta la Obra de la primera attenzión por ser constante que, a menos de pasar el Puente de Almaraz o por las tres Barcas intermedias, es la única Comunuicazión de la Esttremadura Altta y baja, de la que es extremo y para mi concepto nezesaria su consetrbazión, siendo destta porción de Frontera, considerando a Badajoz por centro, la hizquierda, y Alconchel la derecha.

Todo el frente desde el referido Baluarte de Pan y Agua, astta la Contraguardia de San Anttón, se puede reducir a un frente con tres Baluartes capazes, mejorando el de la Cruz formándole en su gola y parte del terraplén un elevado Caballero; reedificar y extender el Fuerte destacado de Sn. Pedro; […] así mismo el Baluarte que frente los olivares de Galabis defiende la Cañada, pero reedificado de buena mampostería y mejorados sus flancos y orejones, con lo que perfizionado el camino cubierto y adelanttada la muralla frente al ángulo entrante de la Puerta del Postigo, de modo que corran desde los Baluartes de Santa Cruz y San Anttón dos cortinas astta el puesto avanzado de Sn. Marcos, formando allí otro Baluarte, con cuyas Obras y sin extenderse a ocupar la Torre del rey ni la alttura de la Cruz de los Caballeros, a la prolongación de la Capittal del baluarte de la Concepzión, quedará estte frente en estado de disputarle a qualquier bigoroso ataque.

Assimismo prosiguiendo la redificazión de la muralla hasta el Baluarte de la Magdalena (anulando los reduzidos ynttermedios y mejoradas las direcciones de la Corttinas) el que se ha de reformar espacioso, con un capaz Cavallero desde el que se batan todas las avenidas de su derecha, Cruz de los Cabballeros y olivares de los Llanos, frente del Combento de los Frailes, y se asegura aquel costado mayormente, poniendo en la Loma de Palomares una Torre capaz de 25 hombres, desde la qual se descubren por aquella parte diferentes avenidas y está a tiro de fusil de la Plaza.

El Frentte que mira al Tajo desde el Baluartte de Pan y Agua asta la fortaleza o murallas que circuyen el Combento de las Religiosas puede asi mismo con facilidad dejarse en defensa por la cortta estensión y astta la Puerta de San Juan a de tener sus defensas de aquel flanco y no es presumible que por aquella parte ynttente introducción el Enemigo.

El puesto llamado la fortaleza puede repararse y formar una Plattaforma para una batería que mire y barra las alturas y avenidas de la otra parte del Río, formando algunos Almazenes y quarteles, pero para esto el mejor paraje y más propio a dos Battallones será prolongando y finalizando el edificio que en la Plaza de la Corredera sirve de Hospital, como así mismo en la dicha fortaleza un Almazen de Pólbora a la prueba, en el lugar más cómodo y retirado, con lo que queda asegurada estta Plaza y sin más esttensión de sus obras, y por qué el Enemigo antes de emprender su sittio ha de haber ganado Valenzia de Alcánttara, se haze en estte modo respetable y se asegura de ser embestida según toda reflexión militar, lo que da también su esencialísimo Puente paso para la Estremadura Altta y comunicación de las dos Castillas, no permitiendo la cláusulas de una relación extenderse en referir por menor sus Proyecttos, pero quedan en mi poder y manuales todas las nottas precisas para su delineación siempre que se me mande.

La Guarnizión que considero nezesaria para lo propuesto se reduze a 200 Ynfantes, 50 caballos y 400 Paysanos armados.

 

Plaza de la Moraleja. Existencia y estado de sus obras.

Distta esta Plaza de la de Alcántara 7 leguas[42], situada en una llanura de una legua de extensión para todas partes, siendo estte Puesto, aunque a la vista insensible, el bajo de toda ella. Báñale sus muros, por la parte del Puentte, la Ribera de Gatta, de poca anchura y vadeable en el verano; es su figura un heptágono aproximadamente regular, toda obra de tierra y en muy mal estado, de modo que por las suaves rampas que forman sus terraplenes, por la parte que da a la campaña, no ay embarazo a subir los hombres y animales; el foso que la circuye tiene 4 tuesas[43] de ancho; el camino cubierto totalmente destruido y abandonado pues por todo el circuito ay huertas y sembrados de modo que para ympedir estte abuso passé un ofizio al Gobernador, a fin de que publicase la prohibición y quedase luego se talase a unas 30 varas[44] en contorno, como en efecto se puso en ejecución, y asimismo el que desde aquel día se conociesen los Baluartes por respecto militar y por los incombenientes que se siguen de no distinguirse por sus nombres los puesttos que se guarnecen: Empezando desde el donde está la Casa de la Encomienda, llamando a estte San Luis y siguiendo los demás siempre a la hizquierda, por su orden, con los nombres de Sn. Tiago, Sn. Carlos, Sta. Bárbara, Sn. Fernando, Sta. Ysabel y Sn. Phelipe, y al revellín que cubre la puertta de Coria Sn. Anttonio; cuya copia de carta y otras prebenziones para remediar las enfermedades epidémicas en estte Pueblo quedan sus originales en mi poder y no ynsertto por no extender el discurso.

Su mayor Cortina no excede de 77 tuesas[45], ni la menor baja de cinquenta, el mayor Flanco es de 14 y el menor de 10 (contados por la parte Ynterior del parapeto por no tener regularidad los muros donde debía estar el Cordón) y aunque en la parte primera [¿he tratado?] de sus enttradas y País que cubre, repito ser el más fértil, abundante de cosechas y ganados en la vega de Plasenzia y Coria, La Zarza y sargentía mayor de Alcántara; tiene al norte y a tres leguas [sic] el Casttillo de Trebejo a la falda de la Sierra de Gatta (únicos con los demás referidos puesttos destta frontera). Sin estta Plaza, con fazilidad el Enemuigo se yntroduze desde Salbattierra[46], vadeando la Ribera de Elja, por las ynmediaziones de la Zarza, quedando con esta libre ynttroduzión dueños los Partidarios para ejecutar sus obstilidades,  por todo lo que y otras ventajas que destte puesto no refiero, es de la primera atención para la Estremadura alta, pues con ella no solo se aseguran los embarazos referidos, sino también se impedirán los saqueos que esperimenttaron en las Guerras pasadas los lugares de la falda de la Sierra de Gatta, incluidos desde el Castillo de Trebejo con quien se an de dar la mano las Correrías astta Balberde del Fresno.

Tiene solamente estta Plaza en sus dos Puerttas, dos reduzidos cuerpos de Guardia y, contiguos a la Casa de la Encomienda un almazén de Pólbora, sirbiendo la mitad para Pertrechos, circuido con un muro de resguardo, los que se repararon estte año.

Dicttamen

La necesidad de reedificar estta Plaza es evidente, siendo la figura más conveniente circuir el terreno existente con un [¿heptágono?] regular, cuyo polígono exterior sea de 180 tuesas[47], capacidad que reconozco suficiente pero prezisa a las ventajas que se siguen destte puesto al frente de la Campaña que mira al […….] donde han de situarse los tres Baluarttes, quedando el del medio que a la derecha deje la altura llamada del Reducto y a la hizquierda la del Teso de la Cruz; estta la primera a la prolongación de la Capital del Baluarte de San Felipe, de quien distta 200 tuesas[48], dominando al referido baluarte de unas 5, llámase del Reducto por haberse empezado en él uno de 20 tuesas en quadro que existe, de mediana mampostería, a unos tres pies de altura, uniéndose su falda por todas partes insensiblemente con el nivel de la Campaña (conocido por los del Pueblo con el nombre de Cerro del Castillo); el del Teso de la Cruz está a la hizquierda del referido, a distancia de unas 530 tuesas y de la Plaza a unas 350. Todo el terreno, yncluido en estos puesttos, ba elevándose desde la Plaza, pero el último cabezo o Teso de la Cruz con superioridad al todo, tiene a su hizquierda una cañada que se encamina al Barrial y olivares de las Suertes y respecto de que las faldas de estos referidos cabezos unidas corren insensiblemente hasta ser unas con la Campaña de la otra parte en su frente; facilita la referida cañada la yntroduzion y ataque del Enemigo y respecto de que en toda la Campaña vezina no ay otros Padrastros que estos cortos excesos que se elevan de la misma (pero lo son de consideración respectto a la Plaza) deben ocuparse el del Reducto con otro de poca más extensión y distinta figura, con su foso y comunicación a la Plaza, que dispuesta como propongo no excederá de unas 70 tuesas astta su camino cubierto; el otro a de ocuparse con un fuerte mayor, a lo menos de 26 tuesas de cara, con flancos de 12 para la Campaña, regularmente su Gola y así mismo la comunicación con el antecedentte.

Las ventajas desttos dos fuertes son de la primera considerazion, pues obligarán al Enemigo a acampares por toda la llanura fuera del tiro de cañón, por lo que abrá de ser su Circumbalazión numerosa, o a lo menos separados sus quarteles; para ganarlos se ha de perder mucho tiempo y gente, quedándole después tres ventajosas baterías quasi de su nivel con los caballeros que an de ocupar los tres referidos baluartes que se les oponen, con lo que después, supuestolo perdido servirá de poca ventaja lo ganado.

Los dos baluartes que miran al Poniente, sittuados a la orilla de la Ribera de Gatta, como así mismo los dos revellines colaterales, se an de cubrir con contraguardias, igualando con el Artte este frente a las ventajas que logran las alturas de la otra parte por naturaleza.

Los aloxamientos y Almazenes se formarán con bóvedas paralelas am las Cortinas y otras debajo de los Caballeros.

La Guarnizión para ella será suficiente (según mi total reflexión destta Porzión de Frontera) de 1500 Ynfantes, 150 caballos sin los Paisanos armados; la que hasta en un supuesto sitio para repartirla en sus tterzios y maniobras necesarias, con prebenzion que los quarteles y Almazenes, tanto en estta como en las demás quedan ideados y serán capazes no solo para la guarnición, sino también para que tengan pronto alojamiento en sus tránsitos los Campos Bolantes, como tengo referido en otra parte, por las malas consecuencias y embarazos que trae tras de sí lo contrario.

Casttillo de Trebejo. Existencia y esttado de sus obras.

Está estte Casttillo a tres leguas [sic] de la Plaza de Moraleja y a su norte, situado en un Cerro o Cabezo de Peña Viba que, unido a la falda de Sierra de Gatta, corre de Lebante a Poniente con término a la villa de Villamiel, distante una 700 tuesas[49] por línea rectta a su Nortte; a la otra parte del arroyo de la Rossa, formado por los berttientes destos dos puestos a quién domina dicho Castillo, corriendo su loma desde 350 tuesas desde Lebante a Poniente, situada su zona en estte exttremo y elevado sobre el Nivel de la campaña 80 [toesas][50], tiene a su medio dia el Lugar de Silleros, distante una legua, de manera que queda en una ensenada formada por la Sierra de Gatta, cerro de Jálama y al medio día, uniéndose con la de Sta. Olaya que […] y corre astta Silleros, quedándole solo por el Poniente una Cañada que se puede considerar como llanura astta el Lugar de Balberde del Fresno de quien distta dos leguas (menos lo que interrumpe la sierra de Sn. Simón que atraviesa de parte a parte) por lo que ni descubre ni defiende, solo sirve para que ocupado de tropa, la más propia fusileros del campo[51], para que dándose la mano con la Villa de Eljas, como se dirá más adelante, guarden la falda de Sierra de Gatta y puerttos de ella; en este Puestto tiene estte Castillo (que es lo principal que consiste) una Torre pentágono irregular de sólida y bien labrada sillería interior y exteriormente, de una tuesa de grueso sus muros y el mayor frente se reduze a dos pisos con divisiones de la misma Construcción aunque de menor grueso, formando algunos quarttos para abittación del Gobernador y tropa, cubiertto su terrado con un encaballado a teja senzilla, quedando lugar en el grueso del muro de todo el Circuitto para hazer fuego desde sus Almenas, cuia elebazión destta Torre de 10 tuesas; por la parte de la Poblazion descubre con superioridad los circuitos; cíñenle por la parte de la Puerta unos muros de la misma naturaleza aunque detteriorados que encierran un espacio al nivel del Puentte de 15 tuesas[52] de largo y [¿7?] de ancho manifestando haber sido abittazión sin duda de la Orden del Pereiro[53] que después pasó a Alcántara; sigue al frente destte y más bajo de 3 tuesas y de Una de grueso otro muro que ba corriendo con algún pendiente quasi todo alrededor; arrimado a estte por la parte de la Poblazion más bajo 6 tuesas que el piso del Casttillo ay otro muro de poca elevación y en mal estado que contiene un espacio de 18 tuesas de largo y las mismas de ancho[54] formando una Plaza de Nivel del techo de las Casas más ynmediattas,  y a su hizquierda saliendo del Casttillo a tres tuesas más bajo la reduzida Yglesia única del Lugar.

Dicttamen

Estte puesto debe conservarse mirándolo como una Casa fuerte, cubriéndose la Torre con Bobeda, la que puede practicarse por lo sólido de sus muros, poniendo sobre ella quatro cañones de a quatro con tarugos en el parapeto para jugar desde ellos los mosquettes, arma prezisa en estte puesto; el espacio descubiertto referido delante del Puente cubrirle en Bobeda repartida en dos con cuya capacidad y la de la Torre es la que basta para guarnición y quarteles; la muralla que se refirió 3 tuesas más baja que la del edificio debe rebajarse y formarse en ella una batería para las llanuras del frente de Balberde; el terreno o plaza frente al Lugar es muy preziso circuirlo de muralla preparada para el fusil mejoraría su disposición; y en ella arrimada a la Peña, un reduzido quarttel para 25 caballos; siendo asi mismo preziso que en el otro extremo de la loma, un poco más allá de la Hermitta derruida de los Marttires, formar una Torre capaz de contener 8 ó 10 hombres para hazer fuego desde lo alto y descubrir la falda por aquella parte de la Cañada del Ahigal, frente al cabezo del garduño y camino de Silleros, con lo que y poniendo una Atalaya en la Alttura de Sta, Olaya para descubrir las avenidas del Lugar antezedente y sus llanuras, por descubrirse desde allí todas las de Moraleja, que estte puesto útil para los fines que se propone y abrigo de nuestra tropa al transittar destta Probincia a la de Castilla.

La Tropa nezesaria a su defensa y destacamentos que an de salir para abrigar los Pueblos de los Ynsultos de los Parttidarios es el número de 300 Ynfantes, la mayor parte fusileros de Montaña, y 25 caballos, añadiéndose a estta los Paisanos que de su reduzido Pueblo se uniesen para las supuestas maniobras.

Villa de Balberde del Fresno

Estta Villa contiene 275 vezinos, los 170 capazes de Tomar Armas, aunque no es murada ni tiene Castillo alguno es preziso hazer mención della; en estte lugar por tratar con más conocimiento del Castillo demolido de Salbaleón, distante dos leguas, situado hazia su medio día, en la misma raya de ambos Reinos.

Está estta Villa en la misma falda de Sierra de Gatta, en el ángulo que forma estta con la de Nabas Frías, que dibide el Reyno (como por menor queda esplicado en la parte primera); tiene a su Lebante dicha Villa, a media legua la de Eljas, en un cuchillo y porción de Sierra de Gatta que se descuella hazia la llanura, la que tiene un Castillo con la torre del omenaje de buena construcción cubierta de Bobeda circuida de otras murallas, que aunque a lo antiguo, hizo en las Guerras pasadas el grande valor de su Gobernador Dn. Eduardo Nangle vigorosa defensa, que hubiera proseguido a no haberse quemado estte digno oficial con la Pólbora que a sus soldados reparttia, los que se rindieron por su falta; y habiendo Yo reconozido estte puesto y viendo el abandono con que lo tenía aquel Cabildo, sin atender a que puede servir a su defensa o a los fines que S. M. hallase combeniente, les mandé de su Real Orden (pasando la copia de la mía en su Archivo) tuviesen en adelante el Cuidado de su Conserbazión, como de la sillería que existe de los [derribos], pues en las maniobras referidas puede servir recompuestto con más utilidad que el de Trebejo, pues guarda el Puertto practicable y correspondiente a su Villa, que también cubre.

De lo referido puede formarse el concepto de que Trebejo está en un ángulo y Balberde en el otro de las faldas (en esta distancia) de Sierra de Gatta, en la que se yncluyen los puesttos dichos en la parte primera, y Eljas en el Centro.

Casttillo demolido de Salbaleón

Al medio día de Balberde, y a dos leguas, como queda referido se alla el puesto donde se ben los bestigios de la Poblazion y Castillo de Salbaleon; estaba situado en un pequeño Cerro, circuido de varias Lomas y Cañadas que forman sus faldas por cuyo medio solo se descubre por entre una dellas al Nortte el castillo de […] Peñamacor en Porttugal; sin otra extensión la vista de él porque inmediatamente termina por los referidos cabezos, por cuya razón ni cubre país ni le descubre, lo que existe se reduze a un espacio de unas 85 tuesas[55] de largo y poco menos de ancho (en lo más elevado de lo que fue lugar, manteniéndose aún la mayor parte de los muros, corriendo a distancia de 85 tuesas azia el medio día) circuido de un esttrecho foso, manifestándose con ebidenzia que fueron sus murallas dispuestas sin orden y solo al fin de enzerrar aquel terreno, sin defensa ni a lo antiguo ni a lo moderno, por lo que, lo que llevo referido, y por lo registrado en las bisittas generales de la Orden de Alcántara ( a quién dieron los Reyes Católicos con otros destta naturaleza) es constante que fue demolido y abandonado poco después de la Expulsión de los Moros, confirmándose por las noticias de los anzianos de Balberde, por Tradición y por los Libros de Baptismos y Desposorios que estta Yglesia conserva en su Archibo, por lo que queda verificado no haber los Porttugueses demolido estte puesto, ni haberlo abandonado por motivos de la Guerra por nuestra parte.

A su falda, a 70 tuesas[56] por el Poniente le circuye la Ribera de Basaliga que divide los Reynos (y por aquella parte a disttanzia de tres Leguas y media tiene a Peñamacor) y por el Lebante de la Elja, las que se junttan ynmediattas a su pie, corriendo ambas desde allí dividiendo el Reyno con el nombre de la última astta desaguar en el Tajo como queda dicho en la parte primera.

A fin de que quede confirmado lo ynutildestte Puetto, ha de formarse la Ydea que todo el referido terreno  […] corre desde las cercanías de Balberde con anchura de más de media leua, paralelamente a los llanos de Trebejo (de quien distta 3 leguas) astta las inmediaciones de la Zarza, sin que aunque hubiese Parttidas en estte puesto de Fusileros de Montaña no solo podrían impedir los pasos que por menor se an citado en la parte primera desde él a Balberde, sino es que también quedarían Yndefectiblementte cortados, como sucedió a una Parttida de la misma espezie que quiso adelantarse para atacar un destacamentto de Partidarios Portugueses quedando totalmente derrotados.

Con estte mottibo y por el concepto que suele formarse de oir nombrar algunos Casttillos antiguos como el referido, diré de paso que a una legua de la Zarza y mediano a la Ribera de Elja que sirve de demarcación, ay otro Casttillo demolido, llamado de Peñafiel[57], que sino tan ynutil como el antezedentte en poco diferencia lo mismo, y debe despreciarse por los fines a que se dispone estta Relazión; sin embargo siempre es conbeniente que los Pueblos que tuviesen Casttillos o Puesttos en que se defiendan los Paysanos, como se manifiesta en la Yglesia de Balberde, circuida con un quadrado, la de Silleros y otras se mande los mantengan en estado por lo que pueden importar en lo venidero,

Asimismo prevengo que tratando de la Plaza de Badajoz en la parte primera dije declararía en estta en qué se reduze el puesto de Telena, como pretendía efecttuarlo con el de la Codosera, pero no siendo preziso en estte lugar lo dejo para el completto de los expedientes.

Plan para el reparto de la Tropa en las Guarniziones de las Plazas destta frontera ejecutados sus Proyecttos en caso de Guerra: otros puesttos que deben ocuparse y la que se nezesita para un Campo Bolante en caso de la yntroduzión de un exercitto enemigo por estta parte, aunque esto nunca se ejecutta mejor que a la vista de las fuerzas y movimientos del enemigo.

 

  Ynfantteria Caballería Paisanos
Encinasola 150 40 800
Frexenal de la Sierra 100 50 300
Xerez de los Caballeros 200 60 500
Alconchel 650 80 300
Barcarrotta 0 80 250
Badajoz 6000 200 800
Alburquerque 1300 80 500
Valenzia de Alcanttara 800 50 300
Alcanttara 200 50 400
Moraleja 1500 150 50
Trebejo 300 25 20
Eljas y dependienttes 150 25 1000
Campo Bolante 3000 200 0
Tottal 14350 1090 5220

 

Reflexión

Supuesto de que por si aquel Prinzipe, el regular pie de Exercitto que puede poner en Campaña no excede de 25000 hombres, y de que no puede dejar sin proporzionada guarnición sus Plazas fronteras, se a sujetado y dispuestto estte Plan de Tropa, repartido en las Plazas y puesttos según la extensión que se supone en sus guarniciones, rematados sus Proyecttos y operaciones, que les permitan la Campaña bezina, auxiliados de los Paisanos armados, con el supuesto de haberlos señalado con algún aumento para poderse destacar algunos piquetes y formar de ellos otras dos columnas alternándoeste número con dichas compañías de alternación, para destacar dos campos Bolantes a la frontera de Andaluzia y otra ala de Castilla, para con mayores fuerzas sujetar las hostilidades de los Partidarios, sino es también caso de algún fundado rezelo reforzar aquel puesto o plaza que se sospechase ser embestida.

En estte supuesto caso el menor exercitto, aunque se hallase nuestra Corona con algún Ympensado empeño, en todo tiempo incorporadas las Milizias del Reyno [¿convocando?] el referido reparto sin embarazo se tendrá siempre en él un exercitto de 30000 hombres, número suficiente para guarnecer en las Plazas Ynteriores y las demás en aquella porción de frontera, por donde no se rezelase pretender Ynternarse para Conquistar, siendo fazil penetrar los designios de una diversión y en tal caso la supuesta conducta de los Generales disminuyen las guarniciones de las Plazas para aumenttar en otras, pareziendome sea acertado el dictamen, que siempre que el supuesto Enemigo tuviese fuerzas para empresa (tan remota) de esta naturaleza, se le intente o amgue una diversión por la parte que pareziese más conveniente, o en el modo que insinué en la Yntroduzión de las Reflexiones Milittares.

Alcánttara 31 de octubre de 1750.

Dn Antonio de Gaver [firmado el original]

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA Y DOCUMENTACIÓN:

ABASCAL PALAZÓN, Juan Manuel, Los viajes de José Cornide por España y Portugal de 1754 a 1801, Madrid, Real Academia de la Historia, 2009.

BERMEJO CASTRO, Carlos, “Valencia de Alcántara- Castelo de Vide. Frente a frente” en Revista de Estudios Extremeños, T. LXII nº 3, Badajoz, Diputación Provincial,2006.

CORCHERO CERRÓN, José Manuel, “El derribo de las murallas de Valencia de Alcántara en el siglo XIX”, en Revista de Estudios Extremeños, T. LXIX nº 1, Badajoz, Diputación Provincial, 2013.

LÓPEZ CANO, Eugenio, La Villa de Alburquerque, Edición del Ayto. de Alburquerque, Graficas CISAN, 1997.

Alburquerque. Villa y Ducado, Mérida, Cuadernos Populares nº 44, Editora Regional de Extremadura, 1991.

LÓPEZ RODRÍGUEZ, José Antonio, “El castillo Templario de Fregenal de la Sierra. Reflexión histórico-jurídica” en Revista de Estudios Extremeños, T. LXVIII nº 1, Badajoz, Diputación Provincial, 2012.

 

MIRANDA DÍAZ, Bartolomé, “La villa de Valencia de Alcántara a mediados del siglo XVI: La visitación de P. Manrique de Lara y frey P. Gutiérrez Flores (1550-1551)”, en Revista de Estudios Extremeños, T. LXIV nº 2, Badajoz, Diputación Provincial, 2008.

NAVAREÑO MATEOS, A. y MALDONADO ESCRIBANO, J. (2004): “El recinto abaluartado de Alcántara. Génesis de una fortificación fronteriza en el siglo XVII”. NORBA-ARTE, vol. XXIV. Cáceres, pp. 86 y ss.

 

NAVAREÑO MATEOS, Antonio y RODRÍGUEZ MATEOS, María Victoria, “El castillo de Trevejo en la cartografía militar del siglo XVIII”, Cáceres, Revista Norba Arte, 1993.

SORIA, Valentín, “Fortalezas, Castillos y Torres de Extremadura Medieval” en Revista Gladius, VIII,  CSIC 1969, pags. 71-77.

VELO NIETO, Gervasio, “El castillo de Trevejo” en Revista de Estudios Extremeños, T. XIII nº 2, Badajoz, Diputación Provincial, 1957.

VILLARROEL ESCALANTE, Juan J. “La fortaleza de Alcántara. El tesoro ignorado” en Revista de Estudios Extremeños, T. LXIV nº 3, Badajoz, Diputación Provincial,2008.

 

[1] 389’8 mts.

[2] 448’3 mts.

[3] 68’22 mts.

[4] 487’3 mts.

[5] 292’4 mts.

[6] Posteriormente Regimiento de Caballería del Rey nº 1, disuelto en 1931.

[7] 70’17 mts.

[8] 9’745 mts.

[9] En arquitectura clásica un dentellón o dentículo es un pequeño bloque usado como ornamento repetitivo en el saliente de la cornisa. Esta ampliación sería ejecutada unos años después, según proyecto de Martín de Gabriel de 1764, sería conocido como Parque de Artillería. Curiosamente, en los años 60 del pasado siglo se derribó, para construir un hotel, toda esta ampliación quedando en la actualidad solo el frente original que describe Antonio de Gaver en este documento.

[10] GARCÍA BLANCO, Julián, “El cuartel de caballería de Santo Domingo” en Apuntes para la historia de la ciudad de Badajoz V, Badajoz, Real Sociedad Económica Extremeña de Amigos del País, 2004.

TEIJEIRO, J y MELÉNDEZ, A. La fortificación abaluartada de Badajoz, Badajoz, 2000, página 85.

 

[11] 107’2 mts.

[12] 5’572 kms.

[13] 33’435 kms.

[14] 974’5 mts.

[15] 155 mts.

[16] Ouguela.

[17] Río Gévora, que desemboca en el Guadiana en las inmediaciones de Badajoz.

[18] 1.169 mts.

[19] 58’47 mts.

[20] 25’34 mts.

[21] Conocida como “Línea de los Portugueses”, es una plataforma con pequeños redientes (salientes) que debió tener su parapeto y cañoneras y amén de las cualidades tácticas ejercíar un dominio muy eficaz sobre la villa para evitar levantamientos de sus habitantes.

[22] Unos 130 m2.

[23] Unos 320 m2.

[24] 9’745 mts.

[25] Unos 515 m2.

[26] Hasta no hace muchos años los restos del mencionado Cuartel se apreciaban en la unión de las actuales calles Travesía de la Puerta de Valencia y Plaza de Armas.

[27] Regimiento de irlandeses católicos al servicio de la Corona española. Se levantó en 1709, como Regimiento de McAuliff (nombre de su primer coronel) para la Guerra de Sucesión, y se disolvió en 1818, tras la Guerra de la Independencia. Se reorganizó en 1939, combatió en la Campaña de Ifni-Sáhara en 1958 y se disolvió en 1986.

[28] 15 mts.

[29] Sobre Alburquerque recomendamos la lectura de las obras de Eugenio López Cano reseñadas en la Bibliografía.

[30] Marvâo y Castelo de Vide.

[31] Unos 780 mts.

[32] 136 mts.

[33] 545 mts.

[34] Tomada tras fuerte resistencia y rapiñada por el ejército aliado anglo-portugués en mayo de 1705. El Ejército aliado tomaría también La Codosera y Alburquerque y pondría sitio a Badajoz. La plaza estaba gobernada por Alonso de Madariaga y Gaviria, caballero de la Orden de Alcántara, que por su valor sería investido con el título de marqués de Villafuerte en 1707.

[35] Unos 22.800 m2.

[36] Sobre Valencia de Alcántara recomendamos la lectura de las obras reseñadas en la Bibliografía.

[37] Unos 620 mts.

[38] 42 mts.

[39] 39 mts.

[40] 54 mts.

[41]  Unos 3.400 m2.

[42] 39 kms.

[43] 8 mts.

[44] 25 mts.

[45] 150 mts.

[46]  Salvaterra do Extremo, Portugal, a unos 10 kilómetros por carretera, unos siete campo a través.

[47] 350 mts.

[48] 389 mts.

[49] 1’3 kms.

[50] 155 mts.

[51]  Fusileros de Línea, por contraposición a los fusileros de Montaña que reclama para otras guarniciones.

[52] 30 metros

[53] La Orden de San Julián del Pereiro, fundada en 1156, tomó el nombre de Alcántara hacia 1218.

[54] 1230 m2 aprox.

[55] 165 mts.

[56] 136 mts.

[57] Castillo de Peñafiel o de Racha-Rachel, levantado en el siglo IX, los restos conservados responden a reformas del siglo XVI. Perteneció a la Orden de Alcántara, Está situado a unos tres kilómetros de Zarza la Mayor. Vid.